La Librería

Pequeños retales de literatura

sábado, diciembre 31, 2005

A pocas horas de las campanadas

Un último post antes del 2006, que más que un post es una especie de ofrenda a los dioses para el año entrante, porque al igual que otros entregan sus corazones en las noches de fin de año, váyanse ustedes a saber lo que yo soy capaz de de entregar y aprisionar entre los dedos (En el desierto vi una criatura desnuda...). Creo que daré mis entrañas, y tal vez será suficiente, porque fruto de ellas, aún soy capaz de decir frases hermosas, de fabricar caricias, y sobretodo de mantener la mirada fija sobre unos ojos bonitos.
Las fotos son de Tamara Lischka.
Sonrían… estoy oyendo la radio y están hablando de Leopoldo María Panero lo cual incrementa mis ganas de jugar (Panero: “seré un monstruo, pero no un loco”).
FELIZ AÑO NUEVO!! Ha sido un placer compartir este 2005 con ustedes.
Pulpo y mano

Pulpo y mano2

Pulpo y mano3

Etiquetas: ,

2 Comments:

Anonymous Cristina said...

Recuerdo ahora una maravillosa entrevista a Panerito con la que acabó el verano entendido de manera convencional. También es manera ideal para acabar el año.

Me encantan tus pulpos... El de Pacheco, sublime. Espero que tú no seas un pulpo, jejejeje.

12:27 p. m.  
Blogger Vigo said...

Cristina, "acabó el verano entendido de manera convencional" Sí, debe ser una forma curiosa de acabar el año.
A mí el recuerdo que me viene de las entrevistas de Panero, es el detalle que remarcan la mayoría de sus entrevistadores: que fuma un cigarro tras otro y que abusa en exceso de las dosis de cafeína de Pepsis o Cocacolas.

9:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email