La Librería

Pequeños retales de literatura

lunes, agosto 01, 2005

Dejando volar la imaginación

Libros
Qué sería de mí sin vosotros,
tiranos y, a la vez, embajadores,
de la imaginación,
verdugos del deseo
y, al mismo tiempo, mensajeros suyos,
libros llenos de cosas deplorables
y de cosas sublimes,
a los que odiar
o por los que morir.

Luis Alberto de Cuenca


Libros volando

Lo más interesante de este libro son las solapas. Si las doblo hacia afuera parecen alas. Y si abro la ventana tal vez el libro se vaya volando a molestar a las palomas.
Eduardo Abel Jiménez



Etiquetas: ,

6 Comments:

Blogger La donna è mobile said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

10:29 a. m.  
Anonymous Lirva said...

Me gusta volar.

9:25 p. m.  
Blogger Cristina said...

"Ser por los libros, para los libros, a través de ellos. Perdonar a la existencia su básico trastorno, puesto que en ella hay libros. No concebir la rebeldía política ni la perversión erótica sin su correspondiente bibliografía. Temblar entre líneas, dar rienda suelta a los fantasmas capítulo tras capítulo. Emprender largos viajes para encontrar lugares que ya hemos visitado subidos en el bajel de las novelas: desdeñar los rincones sin literatura, desconfiar de las plazas o las formas de vida que aún no han merecido un poema. Salir de la angustia leyendo; volver a ella por la misma puerta. No acatar emociones analfabetas. En cosas así consiste la perdición de la lectura. Quien la probó, lo sabe". Fernando Savater, en Loor al leer.

Te dejo una de mis prefes

1:16 p. m.  
Blogger Vigo said...

Donna e mobile, te arrepentiste de tus palabras...
Y es que hiciste honor a tu nombre por aquello de que la mujer es voluble, tal que una pluma al viento. Gracias por tu visita.
Lirva, en algún lugar leí que uno de los máximos deseos del hombre es llegar a volar... aunque luego el artículo se volvía bastante cómico, y decía algo así: "por eso la raza humana inventó las bombas nucleares"
Cristina, la perdición de la lectura, como aquel que del mucho leer y del poco dormir se le acabó secando el cerebro.

2:55 p. m.  
Blogger La donna è mobile said...

Creo que fue al ver tu perfil, Vigo, y ver cuales eran tus libros de cabecera. Rayuela es muy común, el extranjero, también, pero creí que el tercero que era sólo cosa mía. Hay frases de ese libro que me impresionaron tanto a la edad con las que lo leí, que jamás las he olvidado y de vez en cuando vuelven, ellas solitas, a veces cuando menos se las espera, y siempre al leer la palabra: sexus.

5:39 p. m.  
Blogger Vigo said...

Donna e mobile, Bueno Henry Miller también tiene su caterva de seguidores, conozco a más de uno que ha pasado por París buscando emular las aventuras de Henry Miller. Porque como dice el dicho "Si hay que fracasar lo mejor es hacerlo en París".
Sexus es un libro cargado vida, de erotismo, del instinto de supervivencia, de pasión por las cosas... pero los que buscan una prosa comedida en Miller se equivocan. En sus páginas todo fluye y para entenderlas lo mejor es dejarse arrastrar por ellas.

12:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email