La Librería

Pequeños retales de literatura

miércoles, febrero 15, 2006

Amor, ch’a nullo amato amar perdona

Hoy debería ser dulce con las palabras, pronunciar el nombre adecuado con un susurro de voz que fuera viento, aire cálido que llevase mis obtusos pensamientos a sus labios. Ser polvo moteado que iluminado por el rayo de luz que atraviesa una ventana cree ser oro. Hoy debería saber brillar, arrancar algo de su belleza y hacerlo mío. Trenzar con palabras algo suficientemente hermoso para poder ser ofrecido. Al fin y al cabo tengo alma de alquimista y sueños de poeta, y así es imposible permanecer callado durante mucho tiempo. Soy miserablemente consciente que otras veces fui ciego, y aún así creo que todavía soy capaz de brillar con el mayor de los destellos. Ojalá que a las cuencas oscuras de mis ojos llegue la luz que mana de los suyos; que mi voz quebrada en mil batallas aún tenga el tono suficiente para que ella me oiga, para que llegue un día que ella me comprenda, y un día en el que seamos capaces de confiar el uno en el otro.
Y ahora como propina por la efeméride, cinco comentarios sobre ese amor que enciende los corazones de los amantes. Durante mi más tierna juventud pensaba que el título del libro de Jardiel Poncela era Amor se escribe con hache, no se imaginan mi cara de sorpresa –y decepción- un día, al descubrir en el estante de una librería que en realidad el Amor se escribía sin hache (¡Claro, que así me iba!).

es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma y en la vida infierno.

Lope de Vega –Qué es amor-

Un afecto, que es el primer móvil de todas las acciones humanas, Príncipe de todas las pasiones, Monarca, cuyo vasto Imperio, no reconoce en la tierra algunos límites: máquina con que se revuelven, y trastornan Reinos enteros, Idolo, que en todas las Religiones tiene adoradores: en fin, Astro fatal, de cuya influencia pende la fortuna de todos, pues según sus varios aspectos [348] (quiero decir según su mira a objetos diferentes) a unos hace eternamente dichosos, a otros eternamente infelices: un afecto, digo, dotado de tales prerrogativas, bien merece algún lugar en este Teatro.
Padre Feijoo –Causas del amor-

Insania temporaria curable mediante el matrimonio, o alejando al paciente de las influencias bajo las cuales ha contraído el mal. Esta enfermedad, como las caries y muchas otras, sólo se expande entre las razas civilizadas que viven en condiciones artificiales; las naciones bárbaras, que respiran el aire puro y comen alimentos sencillos, son inmunes a su devastación. A veces es fatal, aunque más frecuentemente para el médico que para el enfermo.
Ambrose Bierce –Diccionario del diablo-

...que su nombre es Dulcinea; su patria, el Toboso, un lugar de la Mancha; su calidad, por lo menos, ha de ser de princesa, pues es reina y señora mía; su hermosura, sobrehumana, pues en ella se vienen a hacer verdaderos todos los imposibles y quiméricos atributos de belleza que los poetas dan a sus damas: que sus cabellos son oro, su frente campos elíseos, sus cejas arcos del cielo, sus ojos soles, sus mejillas rosas, sus labios corales, perlas sus dientes, alabastro su cuello, mármol su pecho, marfil sus manos, su blancura nieve, y las partes que a la vista humana encubrió la honestidad son tales, según yo pienso y entiendo, que sólo la discreta consideración puede encarecerlas, y no compararlas.
Cervantes –Don Quijote-

Phaedra: I love you
Silence.
Hippolytus: Why?
Phaedra: You are difficult. Moody, cynical, bitter, fat, decadent, spoilt. You stay in bed all day then watch TV all night, you crash around this house with sleep in your eyes and not a thought for anyone. You´re in pain. I adore you.
Hippolytus: Not very logical.
Phaedra: Love isn´t.
Sarah Kane -Phaedra´s Love-

Etiquetas: ,

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me encanto el post
Te he linkeado
http://animacionalaectura.blogspot.com/

10:57 a. m.  
Blogger lua said...

ROMEO [a un CRIADO].—¿Quién es la dama cuya mano enaltece a ese caballero?

CRIADO.— No lo sé, señor.

ROMEO.— ¡Ah, cómo enseña a brillar a las antorchas! En el rostro de la noche es cual la joya que en la oreja de una etíope destella... No se hizo para el mundo tal belleza. Esa dama se distingue de las otras como de los cuervos la blanca paloma. Buscaré su sitio cuando hayan bailado y seré feliz si le toco la mano. ¿Supe qué es amor? Ojos, desmentidlo, pues nunca hasta ahora la belleza he visto.


William Shakespeare

Dark kisses

11:39 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

ché, no escribís más??????

10:08 p. m.  
Blogger Vigo said...

Anonimo1Gracias por el enlace... yo también te linkearé en cuando encuentre un ratito. Todavía tengo colgado el cartel de las votaciones de 20 minutos, y aún no lo he quitado. Todo se andará.
lua, precioso... Shakespeare aquí desde luego es siempre bienvenido. Algún día espero hablar un poquito de varias de sus obras porque me fascinas.
Dark kisses
Anónimo2, Ché, vos hablaste y yo fui a los pedos. ¡Sabé que no me dan plata por escribir!

6:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email