La Librería

Pequeños retales de literatura

lunes, agosto 31, 2009

Memento Mori Antonio Rabinad

Murió este Sábado el escritor y librero Antonio Rabinad. Dicen que debido a las enfermedades que arrastraba hacía tiempo que ya no se le veía en su puesto de libros de segunda mano en el Mercat de Sant Antoni. Ahora ya nunca volverá a estar. Aunque su puesto quedará ocupado seguramente por otros libros, pero seguramente, no por alguien que ame tanto los libros como los amaba él.

Muchas veces fui a su stand a comprar libros, era tal vez el mejor lugar de toda Barcelona para encontrar joyas de la literatura latinoamericana, libros de ediciones difíciles de encontrar y que allí aparecían a más que un módico precio. El vivió unos años por Venezuela, y por Barcelona siempre estuvo cerca de los escritores del boom. Algo de amor por la literatura latinoamericana le quedó sin duda por todo ello.

Casi nunca intercambié más de dos palabras con él –no soy demasiado hablador con los desconocidos-, pero sabía quién era perfectamente, y sabía de su faceta de escritor. Y por ello había una cierta familiaridad al comprar los libros que se amontonaban a su alrededor. Él normalmente alababa mi gusto a la hora de elegir los libros que me llevaba. Casi siempre tras mis compras seleccionaba a alguno de mis libros, y mientras lo metía en una bolsa me decía: “Este libro es muy bueno”, y yo le sonreía para ahorrarme el sarcasmo de contestarle: “Sí, por eso lo compro”. Seguramente me ofrecía conversación, pero yo en estos casos no me suelo dar por aludido. Y ahora que ha muerto lo lamento. Lamento no haber conversado con él y haberle preguntado por aquellos escritores que sin duda él me hubiera descubierto. Lamento no haber conversado con el sobre sus libros. Incluso lamento no haberle preguntado por su inseparable gorra marinera, más de una vez me pregunté si no era esa una forma de recordar a su amigo Carlos Barral.

¿Qué nos quedará ahora? Cada vez más el mercado de Sant Antoni se ve poblado del inframundo de los videojuegos y las consolas…. Bueno hace tiempo que no voy para allá, por aquello de no comprar más libros por problemas de espacio (soy como esos adictos ludópatas que se autoprohiben su acceso a las Salas de juego). Pero bueno, espero que la próxima vez que vaya por allá, ¡qué la habrá! encontrarme entre libros, a alguno de los otros personajes habituales del mercado, con los que casi puedo decir que me he criado.


¡Ah, sí! He vuelto.
“Cuando despertasteis, mi blog seguía estando allí”

Etiquetas: ,

3 Comments:

Anonymous Palimp said...

Probablemente ya la hayas leído, pero por si acaso.

http://elforastero.blogalia.com//historias/64302

Y el mercado de San Antonio resite, hay puestos que merecen la pena.

12:02 p. m.  
Blogger Vigo said...

Pues no sé si leí este post o no... o quizás los dos leímos las mismas fuentes en el periódico y eso nos hizo reflexionar sobre cosas parecidas.
Lo que me parece curioso es que más o menos los dos hemos dicho lo mismo... Rabinad solo habrá uno, y los que le recordemos ahora quizás seremos unos cuantos.
PD. Me voy a fijar en la hora del posteo, a ver si yo lo escribí antes... sería una pequeña victoria, ja,ja

10:00 p. m.  
Blogger jessica vega said...

esas personas que vemos regularmente y que nada sabemos a su respecto son algo como que magicas ... se llevan dentro de si un secreto intimo que ahora deseariamos haber conocido mejor.
lo que no nos perdonamos es no haberlas descubierto ...
pero. hay gente que siempre será de esas que se quedaran por algun misterio inconcluso dentro de nosotros ...
... esa idea me gusta.
ojala en el mercado ...perambule por muito tempo antonio rabinad.
beijos
j.

6:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email