La Librería

Pequeños retales de literatura

lunes, abril 03, 2006

Amanecer

Un poema lleno de belleza para comenzar el lunes (o acabar) con algo de fuerzas. ¿Cómo les fue el fin de semana? Bien? El mío no estuvo mal, ¿pero para que voy perderme en detalles? Tengo un blog, pero a pesar de ello uno sigue siendo celoso de la intimidad, y lo que escribo debería de bastar. Lo que me pasa es lo que decía César Vallejo con aquello de “Quiero escribir, pero me sale espuma/ quiero decir muchísimo y me atollo”. Y como comprenderán entre los bloqueos creativos y la escasez de tiempo, uno no está para escribir grandes obras literarias. Pero uno está para lo que está, y hoy estamos para pintar los cielos con tonos de amarillos, azules y rojos, y así poder llenar la vida con un poco de colorido.
El poema es de Vicente Gerbasi (1913-1992), un venezolano nacido en el Estado de Carabobo, que llevó la lírica venezolana a las más altas cotas de la poesía (al igual que lo hicieron Rafael Cadenas, Juan Liscano y otros que seguro que no conozco).

AMANECER
Siento llegar el día como un rumor de animales,
a la orilla del pantano, de la fiebre, del junco,
más allá, entre las colinas de viento oscuro,
donde la luz se levanta con desgarradas banderas,
como resplandor lejano de una montaña de cuarzo.
He aquí la sombra en torno a mi existencia, el búho,
el río que arrastra oro, la serpiente de coral,
el esqueleto del explorador, el fango de mis pies.
La noche ha quemado el maíz, ha apagado los metales,
ha dado reposo a la adormidera, ha refrescado la sangre,
ha libertado los reflejos azules de la selva, de la hoja.
Una resonancia, una resonancia oscura es mi corazón:
eco en el abismo, piedra que rueda por el monte,
brillo en la puerta de la cueva, fosforescencia del hueso.
En la infancia, al pie del arcoiris o del relámpago,
junto al cabrito que saltaba en torno a la madre,
jugaba con un pequeño tigre de cálida voz ronca,
de suave pelambre estrellada, como un signo del zodíaco,
de rabia lenta y tensa, como el despertar de la furia.
Ahora siento en el aire límpido del bambú y el helecho,
surgir las formas de las doncellas, bajo la fronda,
en la selva de árboles aromáticos, coronadas de orquídeas
descendiendo al río, a la cascada de transparente curva,
que resuena en sus diamantes como una leyenda.
Formas de la gracia, sus perfiles abandonan sus melenas
a la brisa; formas de la vida y de la muerte,
sus senos tiemblan en las penumbras de los juncos;
formas del oscuro delirio, sus muslos se suavizan
como una fruta partida; formas del tiempo humano,
sus pies hacen temblar las flores silvestres.
Como el venado tras de su compañera en la colina,
persigo a una joven diosa desnuda, bajo el sol.
Viene el olor agrio de los árboles destrozados
por la ira de la noche; viene el olor de la sangre,
del animal devorado, el olor de los minerales,
el olor del río entre las raíces y las flexibles lianas.
El día derrama su transparente maravilla, como un vuelo,
como el color innumerable, como la crisálida
de herméticos destellos, como el insecto plateado,
como el hechizo en las formas relucientes,
como el vuelo de mariposas que salen de una gruta incendiada
y comienzan a temblar en el ardiente cristal.
Acerco mis labios al claro manantial de íntima música,
junto a la sardina y a la piedra limpia y pulida como una joya;
mientras la nube pasa y el ave sale de su nido,
y la serpiente muestra su lengua maldita, y se enrosca,
y espera o avanza por la espalda sudorosa del día.
Me hundo en las palpitaciones reverberantes, en las ondas,
en el temblor divino, donde se abre la rosa de montaña,
en los brillos fugaces, en la imagen insondable de Dios,
que ha creado los cielos y la tierra, con esta geografía de fuego,
y ha dado a mi corazón la forma del día y de la noche,
mientras oígo correr los animales, persiguiéndose, amándose,
devorándose, ensagrentando las yerbas, las flores y las peñas.
Soy el día, y el viento levanta sus ramajes en mi alma.

Vicente Gerbasi
(Poemas de la noche y de la tierra)

Amanecer
Fotografía de Marcos Algorta

Etiquetas:

3 Comments:

Anonymous Cristina said...

Me quedo mil y una veces con los versos de Vallejo, tan sumamente descriptivos, tan condensados y tan ciertos... Vallejo es de los que crea realidad en cada poema. Y eso es difícil de superar.

Así que te has vendido al mejor anunciador, eh, ya me dirás cuánto te sacas, hetairillo!

12:01 p. m.  
Blogger Vigo said...

Cristina, me temo que tengo yo una mayor afinidad por el barroquismo.

Sí me he vendido :-(, pero creo que lo del mejor anunciador me queda un poco grande. Creo que me sacaré lo suficiente para invitarte a unas copas para cuando te vuelva a ver.

6:02 a. m.  
Blogger Janario said...

Qué tal Vicente,
me gustaría aprovechar tu extenso poema sobre el Amanecer para invitarte a visitar una modesta tira cómica acerca de los amaneceres que acabo de publicar en mi blog.
Los Amantes del Amanecer
Muchas Gracias!

12:26 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email