La Librería

Pequeños retales de literatura

viernes, mayo 20, 2005

Deutsches Réquiem

Entre el 13 y el 14 de febrero de 1945, la aviación de la RAF bombardeó Dresde, quedando la ciudad totalmente destruida. Se calcula que hubo entre 140.000 y 300.000 muertos. El bombardeo se efectuó en varias oleadas, con el objetivo de desmantelar los servicios de socorro alemanes.
Hace un par de años el historiador Jörg Friedrich puso el debate sobre la mesa al publicar el libro “El incendio”en el que narraban el efecto de los bombardeos aliados en la población civil. Otros escritores como Günter Grass en su libro Al paso del cangrejo abordaron también el dilema.
El quid del asunto es darse cuenta que aunque en bandos equivocados las víctimas siempre son víctimas.
¿Y por qué postearé estas cosas? La foto amigos, todo lo demás una bonita excusa ;-).
La fotografía donde se ve la ciudad arrasada de Dresde, con la única compañía de una bella estatua; fue tomada por Richard Peter sen desde la torre del ayuntamiento, y me hace recordar algo que mucho tiempo antes decía el griego Longino; “los defectos y errores denuncian la parte humana del hombre, mientras que los logros sublimes reflejan la parte divina”.

Dresde arrasada
.

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger Palimp said...

Llevo unos días dándole vueltas a la cosa. Me avergüenza encontrar hermosa la foto de una destrucción tan terrible.

9:54 p. m.  
Blogger Magda said...

Que impresinante la imagen. Me la quedé mirando varios minutos y no pude dejar de pensar en el dolor y profundo sufrimiento de sus habitantes. ¿Cómo alguien es capaz de hacer esto? No se la respuesta, pero sí se que muchos han sido y son capaces...

3:44 a. m.  
Blogger lua said...

Cada vez que leo algo así se me hace patente la frase: "Cuando dos elefantes luchan, quien sufre es la hierba"

Dark kisses

11:08 p. m.  
Anonymous El lector a la sombra said...

Es cierto que recientemente se están abordando los terribles bombardeos exterminadores de los aliados sobre ciudades alemanas como Hamburgo, Colonia o Berlín. Parece como si hasta ahora se hubiera entendido que eso formaba parte del castigo por el régimen nazi y hubiera que mantener un muro de silencio alrededor. Retomo tu comentario y continúo la reflexión.

6:43 p. m.  
Blogger Vigo said...

Palimp, las razones que buscas podrían ser demasiado difíciles de racionalizar. La fotografía demuestra un momento histórico e único; presenta una destrucción brutal; presenta una cierta simetría (los antiguos creían que la belleza iba asociada con la simetría). Pero para ser políticamente correctos hay que evitar asociar el adjetivo "bello" con la fotografía.
Magda, creo que se pueden llegar a este tipo de extremos cuando se deja de considerar al otro como un "ser humano", y pasa a la categoría de "enemigo".
lua, también valdría la de: "ojo por ojo y el mundo se quedó ciego".
Lector, me ha interesado mucho su post, creo que era el complemento perfecto a lo que intentaba plantear. Un placer leerle.

4:45 a. m.  
Blogger Meritxell said...

La foto impresiona, cuánta destrucción y cuánto dolor en esa soledad.
Por ahí pasaron indudablemente personas muy "humanas, demasiado humanas"; y se tendrían que reconsiderar sus actuaciones particulares de cara a la Historia.
Si la estatua puediera contarnos...

12:01 p. m.  
Blogger Ignacio said...

Para entenderlo, hay que releer Deustsches Requiem de Borges.

4:03 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email