La Librería

Pequeños retales de literatura

martes, marzo 07, 2006

Salveu-me els ulls

Me gusta funcionar como haría una balsa acunada por el mar, allá en cada acometida uno ve el nuevo horizonte que se abre y es a partir de ahí, cuando decido hacia que costa me moveré. A veces me encamino hacia playas que ya conozco, y otras veces busco playas vírgenes donde nunca había estado antes; pero siempre lo hago acompañado por el runrún de las olas. Algo así sucede en estos posteos: me dejo llevar...
Ayer hablaba sobre la esclerosis múltiple, y era inevitable que también nombrara al poeta catalán Miquel Martí i Pol, quién es, seguramente, uno de los poetas de lengua catalana más conocidos actualmente, gracias a las versiones musicalizadas de algunos poemas que hizo el músico Lluis Llach.
Miquel nació en Roda de Ter en 1929 y en 1970 le diagnosticaron esclerosis múltiple. Una enfermedad con la que conviviría hasta su muerte en el 2003.


Salveu-me els ulls
Salveu-me el ulls quan ja no em quedi res.
Salveu-me la mirada; que no es perdi!
Tota altra cosa em doldrà menys, potser
perquè del ulls men’n ve la poca vida
que encara em resta, i és pels ulls que visc
Adossat a un gran mur que s’enderroca.
Pels ulls conec, i estimo, i crec, i sé,
i puc sentir i tocar i escriure i créixer
fins a l’altura màgica del gest
ara que el gest se’m menja mitja vida
i en cada mot vull que s’hi senti el pes
d’aquest cos feixuguíssim que no em serva.
Pels ulls em reconec i em palpo tot
I vaig i vinc per dins l’arquitectura
de mi mateix, en un esforç tenaç
de percaçar la vida i exhaurir-la.
Pels ulls puc sortir enfora i beure llum
i engolir món i estimar les donzelles,
desfermar el vent i aquietar la mar,
colrar-me amb sol i amarar-me de pluja.
Salveu-me els ulls quan ja no em quedi res.
Viuré, bo y mort, només en la mirada.

(D’Obra poética, volum III. Llibres del Mall, 1977.)

*La traducción es mía
Salvadme los ojos
Salvadme los ojos cuando ya no quede nada.
Salvadme la mirada; ¡qué no se pierda!
Toda otra cosa me dolerá menos, quizás
porque de los ojos me viene la poca vida
que todavía me resta, y es por los ojos que vivo
adosado a un gran muro que se derruye.
Por los ojos conozco, y amo, y creo, y sé,
y puedo sentir y tocar y escribir y crecer
hasta la altura mágica del gesto,
ahora que el gesto se me come media vida
y en cada palabra quiero que sienta el peso
de este cuerpo fatigadísimo que no me guarda.
Por los ojos me reconozco y me palpo todo
Y voy y vengo por dentro de la arquitectura
de mi mismo, en un esfuerzo tenaz
de perseguir la vida y agotarla.
Por los ojos puedo salir afuera y beber luz
y tragar mundo y querer a las doncellas,
desatar los vientos y aquietar la mar,
curtirme al sol y empaparme de lluvia.
Salvadme los ojos cuando ya no quede nada.
Viviré, bueno y muerto, sólo en la mirada.

Etiquetas:

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

el último verso (sólo me fijo en él, por ahora) está mal traducido: "bo i..." no es más que una locución enfatizadora del adjetivo que siga. Habría que decir "bien muerto", o algo así.

c. ;)

10:38 a. m.  
Anonymous Hell said...

Precioso, conocía el poema, pero no sabía de quién era. Y a pesar de todo, las ganas de vida rebosan por los poros.
Besos!

9:52 a. m.  
Blogger Vigo said...

Thanks, Johnny, si alguna vez me piden un trabajo profesional al respecto, no dudes que las galeras pasarán antes por el filtro afilado de tus ojos. Yo mismo puedo percibir algún que otro fallo, pero en su mayoría son de baja guisa.

Hell, sí, desde luego es un poema lleno de belleza, y da gusto encontrarse con poemas tan cargados de fuerza.Uno al leer este tipo de palabras, siente que el mundo cobra algún sentido.

4:05 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

zelo intiresno, hvala

2:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email