La Librería

Pequeños retales de literatura

martes, septiembre 30, 2014

Fetichismo cortazariano

Hoy he estado en una de las visitas guiadas que organiza la Casa América de Barcelona sobre Julio Cortázar: “Cortázar en casa” con Carles Álvarez como comisario de la exposición y en este caso también como guía (las siguientes visitas guiadas son para el miércoles 8 y el martes 21 de octubre, pero ya no sé si quedan plazas porque tampoco los grupos pueden ser demasiado grandes y las plazas son limitadas. Pero de todas maneras la exposición se puede visitar libremente cualquier otro día, al menos, durante aún unas cuantas semanas).

La exposición comienza con esta bonita cita sacada de la entrevista que le hizo el periodista Joaquin Soler Serrano para el programa A fondo, que da cuenta del vínculo de Julio Cortázar con la ciudad condal:

"Tengo recuerdos pero no son precisos... Se lo pregunté a mi madre: 'Mira, hay momentos en que veo formas extrañas, colores, como mayólicas con colores. ¿Qué puede ser eso?'. Y mi madre me dijo: 'Bueno, eso puede corresponder a que a ti, de niño, en Barcelona, te llevábamos casi todos los días a jugar con otros niños al Park Güell'. Así que, fíjate, mi inmensa admiración por Gaudí comienza quizá inconscientemente a los dos años".

Como casi siempre todo lo que ha dicho Carles me ha parecido muy interesante, y me llevo unos cuantos datos que me interesa revisar. Y de paso también, me llevo algunas fotillos. Otro día hablo un poquito más sobre la exposición, pero ahora lo que me apetece es sencillamente colgar un par de fotos para fardar un poco.

Máquina de escribir

Esta es una de las máquinas de escribir de Julio Cortázar, que pasó a manos del artista Luis Tomasello (en este artículo hablan Tomasello y el también artista Julio Silva y entre ambos cuentan muchas anécdotas curiosas sobre Cortázar). Tras la muerte este año del artista, esta portátil olivetti lettera volvió a a las manos de Aurora Bernárdez, y de las de ella a las de su medio "nieto” Carles Álvarez.

Yo

Y esta otra foto que me ha tomado la brasileña cronopia Fabiana Camargo está muá con una de las gafas que usó Julio Cortázar (yo me veo un poco en plan cantante de La Mosca, pero como recuerdo que algunos decían que Cortázar tenía los ojos muy separados, pues igual hasta me quedan mejor a mí que a él… o al taparle los ojos ¿le quedarían entonces a él mejor que a mí? ja,ja).

Cortázar

Etiquetas: , , ,

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Gracias, majo!

Carles

9:50 a. m.  
Blogger Vigo said...

Ese sistema de avisos que tienes en tu ordenador es una maravilla, yo tendría que agenciarme uno parecido. :)

Bueh, gracias a tí. Ya he ido dos veces a la exposición y es posible que vaya una tercera a ver el video completo de Vargas Llosa y Aurora. A este paso me darán un pase especial que diga: "Visitante ilustre de la exposición de Cortázar". ;)

PD. Por cierto, no te lo comenté, pero un detalle muy original y positivo de la exposición es la Carta a su querida mamá que uno se puede llevar como recuerdo (estupenda elección la del papel grueso).

Y antes o después ya nos volvemos a ver.

V.

2:21 p. m.  
Blogger JLO said...

este es el año cortazariano, así que aquí en Buenos Aires hay varias cosas de él para ver... me sorprende eso de los anteojos, y de que acá también haya otra máquina de escribir... pero bueno, que podría esperar sino? ja... salu2...

9:17 a. m.  
Blogger Vigo said...

Bueno, esto no es exactamente como el Grial (donde parafraseando a "los inmortales", solo puede quedar uno!). Cortázar utilizó a lo largo de su vida unas cuantas máquinas de escribr tanto como unas cuantas gafas, así que en cierta manera es normal que aparezcan algunas por aquí y algunas por allí. Y es más que probable que hasta algún coleccionista alguien le haya timado con algún tipo de cuento cortazariano.

Pero lo importante al final me imagino que es su obra, que es lo que si que le es indiscutible.

Gracias por el comment, y saludos a tí (y de paso también a la Jenni...).




11:11 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email