La Librería

Pequeños retales de literatura

jueves, julio 31, 2014

Patricia Heras 4. Locotrónica además de suicida

Intentar comprender la mente de un suicida es una tarea casi siempre imposible, porque los motivos que le llevan a uno a la autodestrucción implican por norma unos pensamientos demasiado complejos. Pero con el deseo al menos de imbuirme de la atmósfera que Patricia Heras respiró durante sus últimos años de vida, he vuelto a releer sus diarios, para intentar desentrañar algo de lo que se le pasó pasó por la cabeza antes de su suicidio (mi agradecimiento a Juan Nicho y Diana J. Torres artífices creo de la edición de esa recopilación de escritos que dejan testimonio de su paso por la vida).

¿Quién era Patricia Heras? Aunque posiblemente ella no fuese muy amante de las etiquetas, intentaré dar algunas rasgos de su personalidad. Patricia era una chica sensible de inteligencia superior a la media y con mucho sentido del humor (las bromas de su intermitente diario me han hecho reír muchas veces). Era además una chica rebelde cuya rebeldía sin duda se acrecentó tras su periplo judicial y penal. Militante feminista y defensora de las teorías queer; comprometida especialmente en la rama de la movida transfeminista y participante en distintas performances de las Muestras Marranas. Trabajadora siempre precaria, le gustaba liberarse al salir de su sórdido mundo laboral, e intentaba llevar la vida al límite, y para ello no dudaba en experimentar con todo tipo de drogas en sus noches de fiesta en los locales de ambiente por los que se movía. Allí terminaba quemando la pista de baile, con sus amigos tan cocida como locotrónica por el abuso de alcohol y mezclas de drogas varías. Creía en el amor, pero buscaba refugio en el sexo, un sexo tan liberador como ninfómano.

Era una chica de sonrisa fácil, pero aún así, también tenía interiormente una cierta tristeza, la de sentirse ajena a un mundo en el que no encajaba. Quería continuar siendo joven siempre, porque volverse mayor significaba aprender a cuidarse uno mismo, y ella necesitaba que fuera otra persona la que la salvara de la autodestrucción.

Patricia Heras sentía desde pequeña una fascinación por el mundo gótico y siniestro, y de alguna manera había acabado entendiendo la muerte como una voz amiga que la llamaba a cruzar la línea hacia una tranquilidad donde uno al menos pudiese dejar de tener que luchar por las más o menos oportunidades que se nos ofrecen en la vida. Ya en su infancia tanteó varias veces la muerte, pero no fue hasta sentirse demasiado cansada, cuando al final decidió acabar por fin con su vida. Había conseguido el tercer grado en el centro penitenciario de Wad Ras (por una pena, por la que como ya he explicado, ella defendió siempre su total inocencia). Pero quizás fue ese ajetreo de tener que ir a dormir cada día a la cárcel, para luego levantarse y tener que ir a trabajar, o el tener que renunciar en parte a la vida que había llevado hasta el fatídico día de los hechos, lo que acabó desquiciándola y decantando la balanza hacia su suicidio.

En sus diarios a veces también habla de brotes de dolor, que de vez en cuando le visitaban; y un ojo que parece que se le nublaba de vez en cuando, pero con esos síntomas no se me ocurren posibles patologías, y lo único que puedo decir es que ella parecía acatar el devenir de su extraña vida con cierta tranquilidad (no parece que tuviera un comportamiento bipolar, sino más bien lo suyo era sencillamente un deseo de exprimir la vida al máximo).

"Mientras camino con la bici a un lado hacia casa, por algún motivo no me he querido subir, voy meditando contrariada. Todo ha cambiado. Estaba bien a gustico haciendo mi vida y de repente me he visto forzada a cambiar mi existencia, y ya no hay marcha atrás. Todo ha cambiado de repente, sin haberlo elegido, y me veo empujada hacia algo que desconozco, un camino extraño que no quería tomar, un destino –maravilloso cuento- la mar de raro, lo cual me perturba."

Lectora empedernida, tenía la carrera de filología, y había vivido fuera de España, en Londres, en Atenas y en Berlín, tal vez intentando encontrar un lugar donde de verdad deseara establecerse. Y por último, quedó primero fascinada -después de huir de su Madrid natal- por una Barcelona que le abrió los brazos en primera instancia, pero que luego la metería en la absurda pesadilla en la que se convirtió su vida, pero que a la vez al estar siempre pendiente de su ineludible ingreso en prisión, hizo que viviera cada día de su vida como si fuera el último.

Desde luego a Patricia no le sentó bien las llamadas medidas de reinserción que propone el sistema judicial, por varias razones, la primera y más importante, porque seguramente era inocente (ya se sabe que en la cárcel todos dicen ser inocentes, pero resulta que algunos en realidad si que lo son y ella es muy probable que perteneciera al grupo de estos últimos), y alguien que la vida de repente le tiene preparada semejante trampa, no suele interpretar que la cárcel le está ofreciendo una segunda oportunidad para la vida, sino más bien todo lo contrario. La mayoría de los educadores y psicólogos que la asistieron no supieron tratarla, porque de entrada ella les ganaba en inteligencia, y porque además se mostraba resentida, pero ¿quién no en su caso? Y aunque ella seguramente estaría agradecida por terminar compartiendo la vida y vivencias de las otras presas, para alguien tan sensible como era ella, tampoco le sentó bien conocer las vidas llenas de dolor pertenecientes a sus compañeras de celda, ya que es muy probable que por empatía, esas historias de desgracia la arrastraron a incrementar su tristeza interna.

El 26 de abril de 2011 Patricia Heras se despide de la vida con una nota en la que agradece los felices momentos vividos a su amiga Diana, y donde le indica que ya no aguanta más. Sale al balcón de su casa y decide arrojarse al vacío a la búsqueda de la anhelada muerte.

Klein

Foto de Yves Klein: Salto al vacío

Y me queda un último capítulo sobre la historia de esta chica… que ahora que he refrescado sus diarios de Poeta Muerta, espero escribirlo en breve.

Etiquetas: , , ,

4 Comments:

Blogger ajlak2009 said...

DEL BLOG DE PATRICIA HERAS
martes, 8 de febrero de 2011




El café más tristón



Hace un par de días que me encuentro de verdad dolida, desorientada,
hace un par de meses, quizás seis, quizás veinticuatro, quizás más.

Qué te digan a las 9 de la mañana de un lunes que tu chavala,
-la que te lleva dejando desde agosto por otra o por todas
y hace un par de días te revela vía mail que ya,
ni quiere estar contigo ni esta enamorada de ti-,
estaba de fiesta y borrachera con nuestras amigas el domingo,
mientras yo estaba de llorera sentada sola en un banco de mi barrio, es una putada total.

Me enfado pues animalito, pierdo algunos papeles, me pongo bien triste y como estoy trabajando en la barra de un bar me trago las lágrimas y aguanto paciente hasta que llegue a casa y me pueda desahogar un rato, pequeño…para volver a recomponerme y seguir pagando mi deuda con la ley.

Hoy despierto como últimamente, dispersa, cansada, con una tormenta rondándome cerca que hasta ahora he podido esquivar, me lavo la cara con agua helada, me visto sin ducharme y salgo a la calle como cada día sin desayunar. Trato de sonreírle a mi estomago vacío, a los 7 grados húmedos que me abrazan, a las cosas tristes que tantas veces no me dejan dormir, para sentir atónita como el tormentón que me acecha estalla sobre mi cabeza sin principio ni fin.

Digo yo que teniendo toda la ciudad para cancanear y perrear a gusto, también es un putadón que tenga que ser justo en el bar donde trabajo, en el mismo bar donde me pongo ipso facto descontrolada y encerrada en un baño a llorar.

Hoy no puedo. Me marcho de allí.

Justo cuando desato la bici del árbol y me giro con el kit completo de irme a casa, aparece ante mis ojos mi educadora penitenciaria que tras una breve conversación me ve marcharme de mi puesto de trabajo en busca de fiambre para los bocadillos del bar, -a ver sino como demonios le explico que me cojo el día libre solo porque me quiero encerrar a llorar-.
Quizás me espere y yo nunca vuelva, quizás.

Joder, me entra aún más angustia, y de camino a casa, con la llorera, me atiza un ataque de ansiedad que no me deja respirar, rodeada de coches, pedaleando en la bici y con la vista nublada.

Of course, sobrevivo...

No sé. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya. Basta ya.


Publicado por Autolísica en 15:37

8:47 a. m.  
Blogger Vigo said...

Gracias por ponerlo... Aunque miré bastante su blog, no recuerdo haber visto antes este texto. Pero sin haberlo leído, si que la reconozco a ella.

Todos morimos antes o después, pero creo que ella si que se merecía haber sobrevivido.

Estos días todo el mundo habla del documental de Ciutat Morta, pero creo que ella eso le hubiera importado un pito. Si ella aún estuviese vida y aún así el documental se hubiera rodado más o menos igual -sin esta parte trágica- me dá que lo que ella hubiera deseado es que le dejasen una parcelita donde la dejaran en paz, disfrutando la vida con sus amigos y amigas.

5:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A Patri, le hubiese gustado un sistema judicial justo..y, una investigación de todo lo sucedido..que no la hubo. El sistema corrupto político y judicial, cortaron las alas para vivir..pero no le cortaron las alas para volar..a esa paz..que tanto ansiaba..a esa "PAZ" Y "LIBERTAD" que le ajejara.. del profundo y eterno dolor..que no podía soportar..más y, le producía ansiedad y, le causaba un daño moral y psicológico irreparable.., pues Patricia Heras..era débil y..muy sensible, le habían condenado por unos hechos..que nunca tuvo nada que ver con lo sucedido, más ella queda destruida y tan marcada por las injusticia que le hacen..y, con tanta mentiras y, las malas "praxis" judiciales y políticas.. que no lo duda o lo piensa por dos veces..y, una vez cortada las alas de vivir...libre..sin injusta condena.. en la que se vulneró la presunción de inocencia..que tanto protege la Constitución española!. Patricia hoy por ella misma...y, ante la presión política y judicial..es libre...y, vive en nuestro corazón, eternamente ViVa!. Siempre libre..poeta ViVa!. D.E.P Patricia Heras Méndez. Fuerzas a sus padres y mi más sincera condolencias.. por esta tragedia ..que la condujo el corrupto sistema..político y judicial!. Juana María Heras Sevillano. Gadess
No lloreis por mi..pues vivo en vuestros corazones..en todos aquellos bellos corazones..que de verdad..me habéis..querido..pues soy libre por fin en la Paz y, sin ningún dolor..e injusticias que me oprimia mi sensible corazón..no lloreis..por mí..soy libre del injusto sistema..y, salí del infierno en el que injustamente me involucraron...y, me encadenaron..por fin libre me siento vivir..y, en vuestros corazones eternamente viviré. Que Dios les..perdone!. Heras Sevillano

2:43 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

A Patri, le hubiese gustado un sistema judicial justo..y, una investigación de todo lo sucedido..que no la hubo. El sistema corrupto político y judicial, cortaron las alas para vivir..pero no le cortaron las alas para volar..a esa paz..que tanto ansiaba..a esa "PAZ" Y "LIBERTAD" que le ajejara.. del profundo y eterno dolor..que no podía soportar..más y, le producía ansiedad y, le causaba un daño moral y psicológico irreparable.., pues Patricia Heras..era débil y..muy sensible, le habían condenado por unos hechos..que nunca tuvo nada que ver con lo sucedido, más ella queda destruida y tan marcada por las injusticia que le hacen..y, con tanta mentiras y, las malas "praxis" judiciales y políticas.. que no lo duda o lo piensa por dos veces..y, una vez cortada las alas de vivir...libre..sin injusta condena.. en la que se vulneró la presunción de inocencia..que tanto protege la Constitución española!. Patricia hoy por ella misma...y, ante la presión política y judicial..es libre...y, vive en nuestro corazón, eternamente ViVa!. Siempre libre..poeta ViVa!. D.E.P Patricia Heras Méndez. Fuerzas a sus padres y mi más sincera condolencias.. por esta tragedia ..que la condujo el corrupto sistema..político y judicial!. Juana María Heras Sevillano. Gadess
No lloreis por mi..pues vivo en vuestros corazones..en todos aquellos bellos corazones..que de verdad..me habéis..querido..pues soy libre por fin en la Paz y, sin ningún dolor..e injusticias que me oprimia mi sensible corazón..no lloreis..por mí..soy libre del injusto sistema..y, salí del infierno en el que injustamente me involucraron...y, me encadenaron..por fin libre me siento vivir..y, en vuestros corazones eternamente viviré. Que Dios les..perdone!. Heras Sevillano

2:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email