La Librería

Pequeños retales de literatura

lunes, septiembre 03, 2012

Post 666. Para una teoría del miedo.

Si en este mundo hay alguna miseria sin consuelo es la presión que ejerce sobre el corazón lo ‘incomunicable’. Y si surgiese una nueva esfinge para proponer otro enigma al hombre, diciendo: ¿cuál es la única carga insoportable para la entereza humana?, yo respondería enseguida: es la ‘carga de lo incomunicable’.
Thomas de Quincey

Se sabe de un viajante de comercio a quien le empezó a doler la muñeca izquierda, justamente debajo del reloj de pulsera. Al arrancarse el reloj, saltó la sangre: la herida mostraba la huella de unos dientes muy finos.
Julio Cortázar- Instrucciones-ejemplos sobre la forma de tener miedo-

La gente sólo cree lo que es verosímil. Y esas historias de miedo parecen siempre inventadas. Quizá lo más práctico, para evitar discusiones, es empezar confesando que lo son, aunque no lo sean.
Noel Clarasó –Miedo-

Miedo
Ale, buen jodido lunes!

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger Ana said...

Prueba a leer 2666 de Bolaño. Impresionante.
Buen lunes

9:00 p. m.  
Blogger Orion said...

Muy bueno el texto de Cortázar.

Lo de "lo incomunicable" me ha recordado, por el parecido en la grafía, a "Lo innombrable" de Lovecraft:

"...Cuando las enfermeras y los médicos nos dejaron, le susurré una pregunta sobrecogida:
-¡Dios mío, Manton!, ¿qué ha pasado? Esas señales... ¿ha sido eso?
Pero yo estaba demasiado perplejo para alegrarme, cuando me contestó en voz baja algo que yo medio me esperaba:
-No... no ha sido eso ni mucho menos. Estaba en todas partes... era una gelatina... un limo..., sin embargo, tenía formas, mil formas espantosas imposibles de recordar. Tenía ojos... uno de ellos manchado. Era el abismo, el maelstrom, la abominación final... Carter, ¡era lo innombrable!"

De adolescente me dio por escribir relatos de terror (influenciado, sin duda alguna, por las lecturas de aquella época: Lovecraft, Clive Barker, Stephen King). Si en alguno de aquellos cuentos tenía que describir a una criatura abominable, no encontraba las palabras ni el adjetivo adecuado. A partir de los bosquejos de mi imaginación, pretendía fabricar un ser de pesadilla con una anatomía tan horripilante y singular que horrorizara a mis amigos.
Pasado un tiempo, aprendí que el aspecto no es tan importante, pues se puede asustar mucho más con los actos que ese "ser" es capaz de perpetrar: una encantadora y vulgar ancianita que acoge en su hogar a mendigos deshauciados para, nada más traspasar con ellos el umbral, asestarles una cuchillada, descuartizarlos después mientras entona una copla y, finalmente, guardar los pedazos en el congelador para alimentar con ellos a todos los gatos de la vecindad.
Otros ejemplos son: El sacamantecas, el hombre de los caramelos que espera pacientemente a la salida del colegio, un vecino psicópata, o Rajoy que nos tiene a todos acojonados, pensando en el próximo recorte o en la subida del IVA.

Si quieres acongojar a alguien de verdad, prueba a hacer un relato en que el protagonista no puede afrontar el pago de su hipoteca porque lo han despedido del trabajo. ¿Se te ocurre algo más desasosegante y aterrador?

PD: Vaya susto que me he pegado cuando se ha ampliado la foto. Seguro que hoy no logro conciliar el sueño, pensando en esa criatura que llora por las noches, espurrea sus babas por tu cara y te vomita la papilla encima cuando menos te lo esperas. ¡Eso no se hace, tío!

12:00 a. m.  
Blogger Vigo said...

Mira que me gusta Bolaño, Ana, pero 2666 sigue siendo una de mis asignaturas pendientes. Y lo digo con la convicción de que algún día el libro caerá, porque si he de leerlo. Pero hasta ahora no me he visto con ganas de embarcarme en una lectura de más de mil páginas. Además que soy un lector bastante caprichoso a mi estado de ánimo, y espero el momento justo en el que mi vocecita me diga que es hora de leerlo.

Por otro lado siempre me ha parecido muy enigmático el título. Pregunté en cierta ocasión a un amigo que sí que lo había leído, me indicó que era una fecha, pero no recuerdo muy bien que más me dijo.

Sí que he leído unos cuantos otros libros de Bolaño, el concepto del mal está muy arraigado en sus argumentos, quizás si que haya una relación entre 2666 y el número de la bestia, pero tu que lo has leído serías más adecuada a responder esta cuestión.

Gracias Ana por pasarte de vez en cuando por aquí, siempre es gran satisfacción saber que hay de vez en cuando gente al otro lado.

Buen lunes, buen martes, y buen miércoles... joer es que he estado sin el ordenador. :S

9:20 p. m.  
Blogger Vigo said...

Orion, precisamente hace unos dias cogí un libro que rondaba por las estanterías de mi casa, que hacía mucho tiempo que quería leer: Las aventuras de Arthur Gordon Pym de Poe, porque lo compré hace tiempo porque era una traducción de Cortázar.

Así que hace unos días comencé a leerlo, y la verdad es que es un libro que engancha bastante, porque rápidamente uno ya se mete en la acción. Lo curioso es que este libro es famosillo porque tiene un final bastante intrigante. Allá en los abismos de las aguas el barco donde navega Arthur Gordon Pym ve una especie de niebla blanca y algo que no acaba de especificar les aterroriza (o algo así porque aún me quedan muchas páginas para llegar ahí).

Pero esa niebla que no deja ver es quizás mucho más terrorífica que aquello que sí que se ve. Recuerdo La niebla de Frank Darabont (posiblemente una de las mejores películas basadas en un relato de Stephen King y también está muy bien la película Monstruoso donde en ningún momento se ve en realidad al monstruo, sino solo sus efectos).

Mi influencia de Stephen King es también digna de mención. Cuando tenía veinte años escribí un libro -el único que he escrito en mi vida-, el punto de partida era la saga de La Torre Oscura de Stephen King. Intenté crear algo paralelo en la que el punto de partida era un desierto donde un hombre perseguía a otro (como el pistolero y el hombre de negro). Nunca llegué a publicarlo, pero me divertí de lo lindo escribiéndolo, eso sí.

Lo de la foto ha sido divertido hacerlo, porque el efecto me parece bastante divertido. Dudé en poner la foto inicialmente mucho más pequeña y que al pasar el puntero la foto saliera sin más (como esos videos en youtube donde uno está atento a pasar con el ratón por una especie de laberinto, y de repente sale una de esas caras aterradores que hace a la gente saltar de sus sillas).

Me imagino que para mí que soy un fan del terror, este va ya en cierta manera cogido de la mano del humor. Esta noche por cierto creo que daban en algún canal Spanish Movie. Intentaré verla. Por supuesto.

Parece que competimos, en a ver quién hace la respuesta más larga ;)

9:49 p. m.  
Blogger Orion said...

Yo tampoco he leído 2666. Mi mujer me lo regaló el año pasado por Navidad, y ahí lo tengo, esperándome en una estantería. A veces lo cojo, lo ojeo y cuando veo esa letra pequeñita y sus 1125 páginas se me quitan las ganas. Me da la sensación de que debe de ser un poco pesado, con muchos datos, fechas, nombres... Creo que exige una lectura atenta y pausada. Y yo me suelo decantar por novelas que se leen de una sola sentada (entre 100 y 300 páginas). Quizás por eso me guste tanto el relato breve. Pero algún día lo leeré, de eso estoy seguro. De Bolaño he leído: "Los detectives salvajes", "El Tercer Reich", "Una novelita lumpen", "Consejos de un discípulo de Morrison...", "Monsieur Pain" y varios libros de relatos, como: "Putas asesinas", "Llamadas telefónicas"...

No hace mucho salió al mercado un volumen de cuentos de Poe: una edición muy cuidada, traducida por Cortázar e ilustrada por un tal Lacombe. Vi el libro en una librería de Málaga y estuve a punto de comprarlo. Al final no lo hice por las pelas y por la fata de espacio: tengo demasiados libros y comics en casa y mi mujer me putea si compro más :)

10:39 a. m.  
Blogger Ana said...

2666 si lo tenéis a mano, ya tardáis en leerlo. 2666 no es una fecha en el libro, pero no podremos hablar de esto hasta que no lo acabéis. Lo de las mil y pico páginas no debe de ser una carga, seguro que habéis leído más de uno de cien que se os hará mucho más pesado.
Orion, hazle caso a tu mujer y Vigo, si quieres, hazme caso a mí. Y más habiendo sido lectores del Bolaño.

7:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email