La Librería

Pequeños retales de literatura

domingo, agosto 12, 2012

Lorelei y los cantos de sirena

Lo tengo decidido, si alguna vez tengo un barco lo llamaré Lorelei (pronunciado “lorelai”), porque aunque el nombre me fascina, es evidentemente si alguna vez tengo una hija no le pondré este nombre –sufriría demasiado con la crueldad de los otros niños-. Y la verdad es que con la sonoridad americana que tiene, me imagino más a una Belén Esteban chillando a su hija: “-¡Lorelei, vente a comer el pollo!”, que a alguien tranquilo como yo llamando a su hija para que acuda. Por supuesto, siempre me quedará la opción de Lorena que también me encanta el nombre por lo de la doncella de Lorena, y porque las Lorenas que se han cruzado en mi vida, siempre me han caído especialmente bien.

Pero con un barco –que seguramente nunca tendré-, uno puede permitirse ciertas licencias de ensoñación. Y así si que puedo confesar que el nombre de Lorelei me fascina (recordemos también a las Gilmore y en especial la divertidísima Lorelei Gilmore).

Pero es que el nombre de Lorelei tiene una historia; una de las más bellas historias jamás contadas –con permiso de Lucía de Serrat-. Hay en el valle del Rin un risco llamado Lorelei, y allí cuenta una leyenda de la edad media que una bella mujer rendida por el desamor, se arrojó desde lo alto a las frías aguas del Rin. Creo que esta historia es más triste que por ejemplo que la de Romea y Julieta porque ellos aún tenían la esperanza de quererse, y más o menos aún se tenían el uno al otro antes de su muerte. Lo de Lorelei era mucho más duro, porque es el fin después de sufrir la crueldad del desamor.

Lorelei se suicidó al quedar abandonada por su amante, pero no acabó ahí la historia, sino que al caer al agua se transformó en sirena, y fueron sus cantos tristes los que atraían a veces a los navegantes y les hacía naufragar contra las rocas de los acantilados (el profesor Karl-Heinz Frommolt defiende que eso de los cantos de sirena son sencillamente gruñidos de focas monje, y no se crean que no le damos la razón en que algunas aparentes sirenas son en realidad focas disfrazadas de sirena, pero los hombres somos muy inocentes y nos dejamos engañar fácilmente).

Dejó también una hermosa balada del grupo Scorpions, que recoge también con este nombre de Lorelei una otra historia de desamor (la canción está subtitulada en castellano), por la que todos alguna vez hemos pasado y si alguien me dice que no, es que seguramente entonces no se merece la vida; todos deberíamos sufrir el desamor, al menos una vez en la vida, ¿no creen?

Y otro tema con las sirenas como protagonistas.

Delphine Volange –Sirènes



(Depuis le temps que j'entends/Le chant des Sirènes/Ce refrain lancinant/De ma vie parisiense)

Hoy se terminan los juegos olímpicos de Londres y acabo de ver la final de baloncesto entre EEUU-España de baloncesto, que aunque era casi seguro que íbamos a perder, al menos les “hemos” complicado un poco el partido a los americanos. Los juegos olímpicos nos han traído algo más de quince medallas. Mención especial para la sección femenina y a los deportes vinculados al agua, que es donde creo que hemos sacado más medallas. Son estos motivos los me inspirado para hacer este post.

A todos nuestros medallistas les dedico esta entrada.

Ale, cuelgo esto, y me las piro. Adiós Londres 2012.
Olimpiadas
Y atención ahora a los juegos paralímpicos, que no es exactamente lo mismo, pero al menos ahí si que nos forramos en el medallero. :)

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Blogger Doctora said...

No suena mal Lorelai, pero después de conocer la historia nunca le pondría a un barco un nombre con semejante historia. Le pondría algo más alegre, como "Super chachi guachi" o algo así :)

2:25 p. m.  
Blogger Vigo said...

Vale que si me compro un velero será algo más bien cutre, pero tu pretendes que sea el hazmereír de todos de todos los marineros.

Es que no me veo solicitando amarre al capitán del puerto para el barco "Super chachi guachi".

Claro que siempre puedo pasar de lo que digan los demás, y feliz en el timón ir cantando: "no tengo penas ni problemas yo estoy guay" o lo que sea.

PD.Si te quedas embarazada pídeme consejo (para el nombre, digo) ;)

12:26 a. m.  
Blogger Orion said...

Estoy, a medias, de acuerdo con Doctora. Yo tampoco le pondría a un barco Lorelei o Lorelai, pero tampoco "super chachi guachi". Yo lo llamaria "Libertad", como el de la canción de José Luis Perales :). Y, teniendo en cuenta mis recursos económicos, no sería un barco, sino más bien una zódiac.

Por cierto, y aunque no tenga nada que ver con este post, hace poco descubrí esta página:

http://www.lafieraliteraria.com/

Quizás ya la conoces. A mí me parece muy interesante. Entre otras cosas, ponen a parir a un montón de escritores españoles contemporáneos, miembros de la RAE y críticos literarios. Entre los novelistas más puteados se encuentran: Javier Marías, Carlos Ruíz Zafón, Rosa Montero, Lucía Etxebarría y, como no, Arturo Pérez Reverte.
Además de crítica e ironía, hay también recomendaciones y artículos muy interesantes.

¡Saludos!

11:02 p. m.  
Blogger Vigo said...

A mí es que me gusta tener un punto enigmático y otro melancólico, lo de libertad estaría bien si el barco estuviese atracado en cualquier otro puerto que no fuese español, pero si está por aquí, me agobiaría que toda persona que le enseñase el barco me acabase cantando la canción de Perales.

Pero además de esto ya te digo que yo soy más fan de barcos que naufragan, que no de los barcos que llegan a buen puerto (en sentido metafófico claro, no vayas a pensar que voy de gafe por la vida subiéndome en barcos que acaban naufragando ja,ja).

Lo de la Zodiac por supuesto también está mucho más cercano que lo del velero para mi bolsillo. Pero nada me impide echarle un poco de imaginación.

La fiera literaria la conozco, leí muchos de sus artículos cuando los descubrí, quizás a veces me parecen demasiado agresivos, pero por supuesto es mucho más interesante que la crítica buenista de algunos suplementos.

Ahora no los sigo, más que nada porque tengo tantas cosas que leer que me es imposible.

Un trabajo parecido aunque con más sentido del humor, quizás es el que hacen las chicas del blog de La patrulla de salvación.

http://patrulladesalvacion.com/

Un saludo, y ojalá que estés pasando un buen verano. :)

10:38 p. m.  
Blogger TheRosapastel1 said...

Yo me llamo así sólo que es loreley no lorelei y no sabía la historia es muy interesante

4:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

yo tambien me llamo asi solo que loreleyn.. y pues si es debido a la sirena mi mama a los 14 anos le contaron la historia y quedo fascinada pues a mi me parece un nombre hermoso..


3:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email