La Librería

Pequeños retales de literatura

martes, noviembre 20, 2012

La escopeta nacional (I)

La revista Interviú, que es esa revista que entre teta y teta nos cuela de vez en cuando algún interesante reportaje, ha recuperado unas fotos inéditas del general Francisco Franco y saca con ellas un número especial en el que se nos muestra al dictador en su día a día, con imágenes tan curiosas como esta en la que se ve a Franco jugando a tenis, el general según parece tiene un estilo de correr bastante singular, y parece como si trotase más que corriese. En la foto vemos como el Caudillo se prepara para soltar un drive y así soltar un contundente golpe de derecha (contra el complot judeo-masónico que estaba a cargo de la República).

Franco1

La moda de la época para el deporte parece bastante sobria, y en la foto Franco luce unos blancos pantalones largos (no demasiado que era más bien bajito) y un chaleco oscuro sobre un polo –Carmen?- también blanco. Suerte aún de no ver sus piernecillas al descubierto.

Como dije que iba hablar algo de caza, coloco esta otras fotos que he buscado por Internet en la que aparece el generalísimo cazando y pescando (el propósito de colocar estas fotos es en realidad llegar a otras de algunos escritores aficionados a la jara y el sedal como Hemingway, Faulkner o Miguel Delibes, pero mientras llego a ellos y preparo los posts “buenas son las tortas / o las postas").

 Franco2

Y después de estos curiosos documentos gráficos, les relato algunas anécdotas del militar ferrolano en sus días de caza y pesca:

- Franco nunca se separaba demasiado de la supuesta reliquia de la milagrosa mano de Santa Teresa, y cuando se iba de caza, había un asistente especial que se encargaba de portar la reliquia y acompañar al general.

- Franco solía pescar en su tierra natal (Galicia) en los ríos Eo, Eume, Mandeo y Ulla. Cuando seleccionaba el coto donde ir a pescar, su acceso era restringido a otros usuarios durante varias semanas antes a que el general acudiera, para que cuando éste llegase con sus invitados la pesca se hubiera preservado durante ese periodo. De todas maneras una vez Franco pescaba o cazaba salmones, truchas, o perdices, era habitual que los noticiarios hicieran eco de la noticia exagerando el número de piezas pescadas o cazadas, atribuyéndole la totalidad del número de trofeos que hubiesen capturado tanto él como también el de sus acompañantes.

- Franco en la pesca dominaba sobretodo la especialidad de "mosca". Respecto a las moscas, un día, su dentista, el doctor Yveas, le regaló una mosca americana. Franco, muy patriota, le respondió: "Estas moscas hablan inglés y no las entienden las truchas españolas.

 Franco3

- En una ocasión fue acompañado a una de las monterías para la caza de perdices por un primerizo cazador que por entonces era el recién nombrado ministro de Información y Turismo Manuel Fraga Iribarne. La cacería finalizó con un disparo de perdigones en las nalgas de la hija de Franco, que aunque enfadó a Franco, no llegó por eso a destituirle.

- En otra ocasión fue Franco el que sufrió un accidente, hiriéndose en la mano izquierda. Cuando el médico escribió el parte, Franco después hizo corregirlo suprimiendo del documento la expresión “….fracturándose la falange”).

- Y esta última es quizás la más significativa porque refleja un poco el carácter del general con los que le trataban habitualmente: en cierta ocasión Franco iba a acudir una partida de caza cuando uno de sus ayudantes le preguntó: “Excelencia, ¿El Land Rover lo quiere en la puerta principal o en la trasera? A lo que Franco contestó un escueto: “Si”. Nadie se atrevió a reformularle de nuevo la pregunta para que este precisara la respuesta, así que al final se colocaron dos vehículos, uno en frente de cada puerta.

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger Orion said...

Buenas.

Este post ha provocado en mí sentimientos contradictorios: nostalgia, alegría, asco y desasosiego.Nostalgia y alegría al ver el título, "La escopeta nacional". Y es que dicho título me ha traído a la memoria la trilogía sobre la inefable familia Leguineche. Con pocas películas me he reído tanto como con las tres de Berlanga. Precisamente, como ya apunté en "Perro ladrador - El blog de Felix Chacón", no hace mucho estábamos mi mujer y yo haciendo zapping, cuando dimos con un canal que estaba emitiendo la primera de la saga. Ni que decir tiene que la volvimos a ver. Los Leguineche me alegraron el día, algo difícil en estos tiempos que corren.
No creo que haga falta explicar lo del asco y el desasosiego. Pero, por si alguien no lo pilla, ambos sentimientos se deben al señor bajito con bigote, que exhibe sus "habilidades" con la raqueta, la escopeta y la caña de pescar. Y es que, como ya sabemos, los dictadores son polifacéticos y rozan la perfección en el desempeño de cualquier actividad que se propongan, tanto la práctica de un deporte, como la realización de una obra de arte. Y si alguien se atreve a poner en tela de juicio el buen hacer de uno de estos señores, ya sabe lo que le espera.

Afortunadamente, por mi edad, no me tocó vivir la realidad decadente de aquella España oscura y triste, feudo del señor bajito y con bigote, que entraba bajo palio en las catedrales e iglesias del territorio español.

¡Saludos!

PD: Espero con ganas la segunda entrega de la trilogía ;)

10:40 p. m.  
Blogger Vigo said...

Hola Orion, huelga decir que tampoco le tengo ninguna simpatía al dictador, aún así cuando escribo casi siempre tengo un tono tranquilo y cojo una cierta distancia; mi visión de Franco en cierta manera es casi como si estuviera observando la figura de Napoleon.
Soy el típico que incluso a veces llega a hacer comentarios desafortunados porque siempre se me ocurre algún chiste en el momento menos apropiado.

Pero aún así, lo de la caza tampoco es algo que me moleste si se hace con un cierto respeto (por ejemplo la foto esa que ha salido del concejal Carlos Delgado con los testículos de una ciervo sobre su cabeza me parece bastante desafortunada).

La película de Berlanga la recuerdo muy vagamente, si la has visto tú hace poco seguro que la tienes muchísimo más reciente que yo. Apenas recuerdo a José Sazatornil con acento catalán en un lío que se monta por una jornada de caza (esos "líos" son habituales en las películas de Berlanga).

Tengo solo una imagen en la cabeza de Sazatornil subido sobre una silla mirando por una ventana intentando espiar a alguien, y su esposa incordiándole por algo (apenas recuerdo nada más y ni siquiera sé si esta imagen es del todo cierta).

Pero sí que habrá Segunda parte de la Escopeta Nacional por mi parte, porque tengo algún otro documento gráfico que me apetece postear (igual que estos) y con la excusa ya luego relleno el post con alguna reflexión o curiosidad.

Del blog de Félix Chacón es la primera vez que he oído nombrarlo (¡somos tantos blogueros por la red!). Aunque si tú dices que lo lees, pues le echaré un vistazo a ver que tal.

Gracias como siempre por dejar el comentario. Mola tener gente por aquí que casi siempre pueda aportar algo a mis divagaciones. :D

6:51 p. m.  
Anonymous Lepis said...

Oye, qué envidia que puedas hablar del generalísimo; yo apenas hago una alusión a él y las hordas de pendejos entran a incendiarme el blog.
Yo soy de la idea que la hija de Franco no recibió los perdigones en las "nalgas" sino "donde la espalda pierde su decoroso nombre", que es una expresión perfectamente decente que puede ser usada para referirse a las nalgas de la señorita.
El generalísimo le hizo un gran favor a mi país; en aquellos años familias enteras de españoles se radicaron en México, trayendo cultura, cocina, fortunas y conocimientos. Pero bueno.

1:06 a. m.  
Blogger Vigo said...

Sí, mi blog es un remanso tranquilo de la blogosfera, a veces temo que me salga algún fanático o algún troll a darme el coñazo, pero la verdad es que aunque es algo que siempre lo observo con una cierta incredulidad eso nunca sucede.

Me imagino que es porque me aunque me posicione yo en un lado u otro de cualquier tema, nunca me exalto demasiado y siempre intento hacerlo con un poco de humor (otra posibilidad que barajo es que la mezcla de posts que hago es tan extraña que muchos de los "locos" que pueden correr por la red, tampoco se sienten atraídos por mi blog al no reconocer un patrón al que adecuar su réplica, quiero decir, que mi blog igual es especialmente particular y los desconocidos no saben demasiado de que pie cojeo cuando comentan por aquí).

Y respecto a los parabienes de Franco me hace acordar eso que se dice que antes los jóvenes estaban más centrados porque tenían unos ideales de luchar contra Franco, mientras que en la época actual los actuales jóvenes -entre los que me sitúo- estamos mucho más desorientados en la vida porque no sabemos contra quién debemos de luchar.

A veces nos quejamos (o nos indignamos) contra el capitalismo o los bancos, pero realmente no tenemos un enemigo al que ponerle cara. Me parece que la frase la dijo Galeano en una entrevista: "Nos mean y los diarios dicen que llueve".

Gracias Lepis por comentar.

PD. Por aquí esta caliente la situación. Acabamos de tener elecciones en Catalunya y aparte de las izquierdas y derechas de siempre, ahora tenemos el debate de partidos que quieren ir hacia la independencia y la de los que prefieren la unidad con el resto de España.

3:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email