La Librería

Pequeños retales de literatura

sábado, octubre 22, 2005

No volveré a ser joven

Tengo apenas media hora para postear, así que no me metan prisas. Ayer estuve con la gente del Pato en la Conferencia sobre Gil de Biedma que se hacía en el auditorio de la Pedrera (Sí, los patitos nos fuimos de excursión). Primero habló Gimferrer, a mí esta parte me pareció bastante aburrida, pero entre los presentes hubo diversidad de opiniones. La segunda parte de la Conferencia se trataba de una mesa redonda en la que intervenían algunos de los traductores de Biedma, si no recuerdo mal eran: William Cliff (traductor al francés), James Nolan (traductor al inglés), No-se-qué Tulli o Fulli (traductor al italiano), y Manuel Monge Fidalgo (traductor al alemán). El dialógo entre ellos fue bastante dinámico, y se dijeron cosas interesantes.
Pero bueno, en homenaje a aquel poeta que decía aquello de dejar de ser poeta porque quería ser poema, aquí van sus versos.

NO VOLVERE A SER JOVEN
Jaime Gil de Biedma (1929 - 1991)

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
como todos los jóvenes yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos,
envejecer, morir, eran tan solo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir
es el único argumento de la obra.
Vejez
Foto de Sebastiao Salgado

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger Cristina said...

Maravillosísimo poema que pese a lo utilizado que está nunca pierde toda su fuerza, y toda su contundente claridad... Lindísima foto también, chico, qué buen gusto tienes.

1:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Francesco Luti

9:19 p. m.  
Blogger Vigo said...

Cristina, también me gustaron los poemas que tú posteaste.
Lo de las fotos no tiene demasiado mérito, he tenido que visualizar unas cuantas, pero ya comienzo a moverme cómodo por internet a la caza de una buena imagen.
Gracias por lo del buen gusto, será que por eso te leo ;-).
Anónimo, eso mismo. Si lo tenía en la punta de la lengua...

2:04 p. m.  
Blogger Bohemia said...

El tiempo nos enseña tantas cosas, hasta la relatividad de la vida y su fugacidad. A lo mejor el fin de la vida es aprender a morir día a día. Que impactante la foto...

3:44 p. m.  
Blogger síl said...

me encanta Gil de Biedma... su fragilidad, su dramatismo, sus "neuras", le dan fuerza, vitalidad y es toda una lección de vida...
en los malos momentos, me acuerdo de este poema e intento ponerme las pilas para aprovechar el presente...

saludos

8:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email