La Librería

Pequeños retales de literatura

sábado, abril 12, 2008

Queneau y el arte de la fuga

El nombre del post hace referencia al libro de Raymond Queneau Ejercicios de estilo, que a su vez se inspiró en la obra musical de Bach (El arte de la fuga). En estos ejercicios, Queneau hace referencia a un breve incidente que ocurre en un autobús. La cuestión es que no se conforma con narrarlo una sola vez, sino que repite la misma acción una y otra vez, pero deformándola mediantes la óptica de los distintos presentes o variando la voz del narrador. Así lo hace en noventa y nueve ocasiones, lo que conforma no sólo un ejercicio de estilo, sino que demuestra que el autor tenía un gran sentido del humor.
A partir de lo que me pasa por la cabeza, de las cosas que recuerdo, y de lo que voy encontrando por la red, aquí va otra especie de ejercicio de estilo, aunque sólo se trate en este caso de unir las mismas piezas de un puzzle, pero en cada versión hacerlo de distinta manera.

Richard Avedon Kinski
Fotografía de Richard Avedon con Nastassja Kinski

El primer texto para abrir boca pertenece al blog de Duro de roer, de cuyo autor no se pueden decir demasiadas cosas, salvo que se llama Javier y que domina lo que es la técnica del microtexto o microrrelato.

Bea, la boa.
"Ella se llama Bea. Él a veces se refiere a ella como "la boa". Nunca se lo ha dicho directamente, pero hay veces que intuye que si le toca un brazo sentirá algo liso, húmedo y frío. Bea es una mujer activa, resoluta y salpica su conversación de "cariños” que parecen dar muchas cosas por supuestas. O no se da cuenta o prefiere no preocuparse cuando él queda por momentos mudo y pensativo. Las noches calurosas de verano, si de pronto ella le atrapa entre sus muslos, él vive un instante de pánico y sudor frío. Siente la fuerza de esos músculos de acero. Los muslos de Bea, la boa constrictor."

El segundo es de mi amigo E. conocido en el ciberespacio por ser el azote de los incautos cibernautas. Este relato ganó un premio en uno de los concursos de microrrelatos de mundolibro que consistía en un lote de libros. Pero E. que por naturaleza es imprevisible donó el premio a una biblioteca sin mirar siquiera de que libros se trataban.

Un regalo sin postal
"Hoy en la mañana al despertar junto a mí yacía una serpiente alelada. En las Navidades tengo cumpleaños, y por tanto suelo recibir el doble de regalos. Aunque nunca espere que alguno fuera tan largo en tamaño, pues por la cabeza inerte del reptil a mi lado, reconocí de inmediato a una boa constrictora de algunos metros, por mucho que el grosor de su cuerpo fuera un poco anómalo, quizás a causa de una indigestión. Más no sé. Ni siquiera por qué mi esposa ha desaparecido."

El siguiente texto es mío, y corresponde a una deformación ficcionada de una parte de mi vida a la que últimamente ya me he referido a ella en varios posts.


El arte de la fuga
"La niña era perversa. Lo noté sólo con mirarla fijamente a los ojos, y ver que mientras la conversación iba subiendo de tono, sus ojos no daban muestras de avergonzarse, sino todo lo contrario, parecían encenderse al compás de mis palabras. No era para asustarse, uno en esta vida ha toreado en plazas de primera, de segunda y de tercera, y de todas con más o menos fortuna ha salido ileso (aunque la diferencia sea notable; en algunas triunfante y en otras como un completo idiota).
Ella, arrastraba las palabras fruto del alcohol que llevaba en sangre, y aunque yo me divertía era totalmente consciente de su torpeza lingüística. Decidí que era el momento adecuado en un instante en que ambos no supimos que más decir. Me daba cuenta que si no hacía nada, me iba a arrepentir, y me maldeciría mil veces, aburriéndome el resto de la noche por gilipollas. La besé y tuve la sensación de que en aquel preciso instante todo fluía a través de nuestros besos. Me puso su lengua en mi boca, o quizás fuí yo quién coloqué la lengua en el oscuro interior de su boca ¿qué más da? Dos serpientes que se entrelazaban, se enroscaban una y otra vez, intentando cada una ser la dominadora. ¿A qué estábamos jugando? ¿Era ella consciente? Yo era todavía mucho más perverso de lo que podía llegar a ser ella. La abrazaría de tal modo que la dejaría sin aliento, como una boa atrapa a su víctima. La haría gemir en una mezcla de placer y de dolor. Amanecí al día siguiente, y desaparecí de aquella casa, sabiendo que nunca más volvería a visitarla."

Eva Herzigova
Fotografía de la modelo Eva Herzigova

NOTA: La canción que proponía en el anterior post de Rebel Rebel, aparecía en los minutos finales del programa L’hora del lector, en la performance de en Tornasol que cierra el programa. Esta semana mi verdadero nombre sale por duplicado exactamente en el minuto 35: 24’’ (gracias Johnny por subir mi ego). Si tienen curiosidad tienen hasta el jueves de la semana que viene para verlo. El otro día lo comentaba con Mezcal, lo complicado que es a veces acordarnos de los verdaderos nombres, cuando desde un principio nos acostumbramos a llamar a una persona por un apodo.
Y de paso pueden ver la interesante entrevista que le hacen a Manuel Bauxauli sobre L’home manuscrit (Premio Salambó 2007) junto a la notable intervención de Subal Quinina -el nombre era "casi" real (ja,ja)-, quien lleva a bon port el seu blog La 2egona perifèria.


Y hablando de dedicatorias:

este post va para Bea, que el día que me haga caso y conforme un buscador como yo le digo, nos forraremos.

Etiquetas: ,

5 Comments:

Blogger subal said...

Hola señor/a Vigo, me hace mucha ilusión que le haya gustado el espectáculo del otro día. Por la parte que me toca, mi más sincera gratitud.

Lo de Subal... bueno... No es el nombre que pone en mi DNI... fue un pequeño guiño, una broma metaficcional... jejeje!

un saludo cordial,

S.Q.

6:49 p. m.  
Blogger letras de arena said...

Muy bueno el post, ya le he comentado a Palimp que siempre tocáis el tema justo, el programa de la Hora del lector estuvo muy bien y precisamente buscaba las direcciones de los blogs que salieron y no sabía donde las había apuntado.
Me gusta encontrar microrrelatos tan sugerentes, nada como los reptiles para dar misterio a la vida.
Un saludo.

8:33 p. m.  
Blogger Javier said...

Bueno, honrado me siento por tus palabras. Gracias Vigo.

10:54 p. m.  
Blogger Vigo said...

- Subal, gracias a tí. A veces la primera parte de L'hora de lector dependiendo de los invitados se me hace más o menos pesada, el otro día en cambio estuvo muy bien, con la presencia de Manuel Bauxauli y la tuya, representando un poco la opinión de muchos lectores (al menos de los lectores cibernautas).
Lo del nombre ya lo he cambiado (ja,ja). Cuando Manzano pronunció tu "nombre" ya noté algo raro, como una risa encubierta y que pedía tu aprovación, pero como tu le diste el visto bueno, me supuse que sencillamente se trataba de un nombre más bien extraño (conozco algún Eudald y de ahí a Subal pues tampoco hay tanto).
Saludos a tí.

- letras de arena, la verdad es que Manzano es un gran presentador y el formato del programa siempre me ha parecido bastante atrayente. Otros presentadores de programas literarios, como Rioyo, Dragó o Barril, creo que no han conseguido nunca que sus programa fueran tan amenos como lo consigue Manzano.
Los microrrelatos están en cierta manera en el origen de los blogs, aunque los blogs han ido ganando en la forma de diario y perdiendo su parte anónima.
Pero aún se pueden encontrar algunos blogs que lo siguen practicando y suelen ser todo un alarde de ingenio.
Saludos

- Gracias a tí Javier por tus composiciones, elegí ese texto como podía haber elegido cualquier otro. Y a partir del tuyo junté todos los demás. Pero ya te digo que me divertí durante un par de horas leyendo tus entradas.

5:59 a. m.  
Anonymous Bea said...

Me parece que la última vez que nos vimos hicimos algún avance.
Pero no recuerdo muy bien en qué consistía.

Pierdo neuronas a alta velocidad.
¿Será el etanol?

Besos
Bea

6:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email