La Librería

Pequeños retales de literatura

martes, noviembre 09, 2010

The American Dream

Oigo las declaraciones de George Bush referentes a la publicación de sus memorias. Me asombra oír decir a un presidente de gobierno que justifica las torturas y que defina a Jose María Aznar como un visionario. Bush declara que “no quería utilizar la fuerza contra Irak (sic.). Sus palabras son un aguijón a mi letargo –intelectual, por eso-. Voy armando el texto en mi cabeza. Ya tengo el esqueleto al que le empiezan a sobrar huesos. Hoy: clase magistral –por lo majo que soy- sobre The American Dream.

El sueño americano es una idea que indica que cualquier persona puede prosperar en la llamada tierra de las oportunidades, para ello sólo hace falta inteligencia, trabajo y esfuerzo, y llegado el día uno puede acabar disfrutando de una casita con jardín, en compañía de una esposa, unos hijos, un perro y un par de coches en el garaje. Todos felices y contentos y una barbecue cuando llegue el verano. El sábado partida de bolos y el domingo por la mañana toca llevar a los niños a la liga infantil de baseball y por la tarde, visita a la iglesia correspondiente. La idea de la sociedad americana parte de lo que denominan como melting pot (siempre me ha parecido sospechoso que pot sea en algunos lugares una manera común de denominar a la marihuana) en la cual la sociedad americana es el resultado de una fusión de culturas distintas que conviven en armonía. Una sociedad liberal y democrática, donde todo ciudadano americano, sin distinción de sexo, raza o creencia debe tener la misma igualdad de derechos y deberes (igualdad de todo americano frente a la ley)

El asunto es que aunque el sueño americano parece muy bonito y creo que leí en algún lado que había un 3% de las familias americanas que lo disfrutaban, hay muchas más que se quedan fuera de este baremo, incluso incluyendo a la clase media, por eso Yo acuso ;D a la sociedad americana de enferma. Hace unos días vi la lista de países que un periódico –no sé si era oficial- recomendaba no visitar -o al menos ir con cuidado si se hacía- la mayoría de países incluidos no me sorprendieron: Irak, Afganistán, Yemen, Pakistán, Palestina, México, Venezuela… pero sin duda el país que más desentonaba de esa lista era los EEUU. La nota matizaba que era por algunos barrios de algunas ciudades americanas, por los que era mejor no pasearse en horas nocturnas. Pero aún así no deja de ser chocante que el riesgo de ser atracado o recibir un disparo, es mayor en EEUU que en la mayoría de los países árabes (por poner un ejemplo).

El índice de asesinatos en la sociedad americana es desproporcionado (la libre tenencia de armas ya de por sí me parece demencial). La pobreza de algunos sectores de la población es más que preocupante, pese a mucho Ejército de Salvación y repartición de cupones de comida que se realice. El consumo de drogas duras (por supuesto recomiendo ver The Wire) en determinados barrios es lo habitual en algunos barrios marginales. Y los bajos niveles de educación del ciudadano medio resulta vergonzoso (apoyar ciertas guerras solo por orgullo patriótico no deja de ser otro indicio). Otros elementos que me rechinan: la práctica "todavía" en algunos estados de la pena de muerte; el escaso cubrimiento médico de la seguridad social que provoca la total desatención sobre los sectores más bajos de la población (aunque Obama se esfuerce por cambiar esto entre otras tantas cosas). Y también me molesta el excesivo puritanismo de una sociedad que de caras adentro admite cualquier vicio, pero que se molesta porque aparezcan unos simples pechos desnudos por la televisión pública. Para mí, no deja de ser este otro de los ejemplos que constatan la hipocresía de la sociedad americana.
.
Los estudios sociológicos indican que cada vez más la gente sale sola a tomar una copa al bar de la esquina, como en esos cuadros donde Edward Hopper pinta almas solitarias. Otra gente engorda viendo mecánicamente la televisión hasta quedar aquejados de obesidades mórbidas. Y están aquellos adolescentes cuyo único trato afectivo que tienen con el resto del mundo se desarrolla de forma virtual. Todo un reflejo de una auténtica crisis de valores, aunque como decía, Obama haya dado un poco de aire fresco y de esperanza. Pero aunque este post así creo que lo parece de momento, en realidad no es sólo una crítica a la sociedad americana, porque el resto de países seamos mejores, sino que encuentro que estos males los padecemos en mayor o menor medida todos los países. Y de hecho, también podría alabar muchas características de los americanos, sin embargo si que creo que sus males son consecuencia de una crisis de valores superior a la que sufren el resto de países. Pero este tipo de reflejos los hay por todos los lados: ¡Hasta Houellebecq se acaba de llevar el Goncourt! (No es que me desagraden sus libros, sólo que sus personajes siempre me parecen fríos, desesperados, y cuya única motivación es el sexo y el dinero).

American Beauty
American Beauty

Ahora un baile de referencias: hay un libro de Norman Mailer llamado precisamente así: Un sueño americano -que me recuerda mucho el argumento al Match Point de Woody Allen- donde el protagonista por un matrimonio comienza a codearse con círculos selectos de la sociedad pero que el mundo de lujo terminará arrastrándole hacia el asesinato, el alcohol y las drogas (algunos críticos hablan que esta es su novela más autobiográfica). Un mundo que también domina Bret Easton Ellis en sus libros. Y también siguiendo con el mundo cinematográfico recomiendo fervorosamente ver películas del tipo American Beauty (a la que hacen referencia las imágenes que posteo, en especial la primera es un fotograma) o Little Miss Sunshine.

American Dream
Steven Thorpe

Y respecto a las ambiciones personales (un guiño hacia la doctora), desde hace tiempo tengo pendiente ver Revolutinary Road. Me interesa ese tránsito humano que atraviesan los sueños rotos o reconvertidos; en algún lado he oído que hay una época de juventud llena de ambición, y luego en la madurez esa ambición queda diluida. El otro día vi una peliculilla de segunda fila en la que un italiano se liaba con una mujer que había sido su inquilina y que tenía un bebé negro. La película giraba entorno a la diferencia de los que tienen ambiciones y los que no, porque el protagonista toda la película tenía el sueño de montar un bar donde poder dar rienda suelta a su sueño frustrado de ser cantante. No sé el título. Me ha sido imposible encontrarlo. Lo he buscado infructuosamente hasta que al final me he cansado. ¿Por qué se empeñan las guías de programación online de borrar los días anteriores a la emisión diaria? ¿Tanto bytes les ocupa aguantar un par de días las parrillas antes borrarlas? Son cosas que nunca entenderé. De todas maneras la película me gustó en la medida que no esperaba de ella demasiadas cosas.

Bueh, para subir el ánimo. Algo de músiqueta. ¿Lo ven como EEUU también tiene cosas que me encantan?



My Chemical Romance –Na Na Na-
Love, gimme me love, gimme me love,
I don't need it but I'll take what I want from your heart
and keep it in a bag in a box on the floor with an X,
gimme me more, gimme me more


Bola extra: Y no olvido a los californianos Green Day, que alcanzaron de nuevo la gloria con ese himno que es American Idiot. Y esto es lo que pasa cuando uno hace dias que no escribe, que cuando lo hace de repente es como un volcán en erupción y no para. Menudo ladrillaco.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

Blogger Bárbara said...

Hola! me he mareado con todas las ideas que me iban surgiendo a medida que te leía, y lo peor de todo es que ya no recuerdo ni la mitad.
Lo del sueño americano, aún siendo cierto que la sociedad yanqui es más flexible que la nuestra, no deja de ser una maldita trampa, un arma de doble filo, otra forma sutil de puteo al desfavorecido: si no lo consigues es culpa tuya, si eres un miserable es porque algo habrás hecho mal, si unos pocos han podido tú también podrías. Es bastante cruel hacerle culpable además de pobre.
El otro día oí que el principal problema de la juventud de ciertos barrios neoyorkinos (preferentemente negros) no era ya el crack o la cocaína sino la comida, los jóvenes sin esperanza, sin trabajo, se estaban asfixiando en su propia grasa, comiendo mierda de forma compulsiva frente al televisor. Me pareció aterrador.
Houellebecq es un poco hijo de puta escribiendo pero a mí me gusta. Se empeña en reflejar la parte más oscura de la sociedad actual en la que el sexo y el dinero son actores protagonistas pero Plataforma es una maravillosa historia de amor, que sólo un romántico podría haber escrito.
Un abrazo.

6:48 p. m.  
Blogger Ulschmidt said...

Hoy esta Ud. políticamente correcto y de lo más antinorteamericano!
La verdad últimamente dan un poco de miedo con el Tea Party y esas ideas neoconservadoras raras. Aunque leí por ahí que muchos republicanos religiosos son swingers (inclusive tienen una rara justificación teológica para ello, eh) lo que no deja de confirmar que USA produce originalidades aún. En verdad son varios países en uno: California, New York, el medio oeste y algo más. ¿ya estarán en decadencia? ¿será el turno de China nomás?

11:07 p. m.  
Blogger Vigo said...

Grazie Barbara por la visita! Espero que disfrutases un poco por aquí como yo disfruté mucho por allá.
Sobre EEUU me viene a la cabeza los episodios dramáticos que ocurrieron por el Katrina en Nueva Orleans, donde mucha gente refugiada en el estadio pasaron varios días con poco alimento y aquello dicen que se convirtió en la ley de la selva. ¿Si pasara lo mismo en cualquier país europeo nos hubiéramos comportado de la misma manera?
Quizás sí, pero de alguna manera siempre he visto a la sociedad americana más propensa a la violencia.
Sobre Houellebecq creo recordar que leí Las partículas elementales y puede que algún libro más. Allí no vi demasiado amor. Era más bien personajes solitarios que buscaban no sentirse tan solos mediante el desahogo del sexo (y este tenía algo de artificial y “depravado”). Aunque bueno, es lo que recuerdo, porque leí hace ya mucho tiempo. Tomo nota sobre Plataforma.
Un abrazo, también para ti. Tienes una prosa estupenda y me gusta mucho tu manera de pensar. Así que me imagino que iré recayendo en tu blog de vez en cuando.


Ulschmidt, de hecho lo de políticamente correcto creo que me sale sin demasiado esfuerzo. Soy así de naturaleza. Y lo de antinorteamericano, me viene exacerbado quizás por la herencia de la familia Bush.
Sí, el Tea Party –curiosa palabra que últimamente satura los medios- no deja de querer ser una vuelta a los orígenes a la América más individualista de los colonos “peregrinos”, donde apenas existía un poder del estado. Yo prefiero a un Obama capaz de crear una esperanza y una voluntad conjunta de cambiar todo un país (El I have a dream de Martin Luther King)..
Por supuesto incluso estos neoconservadores mutan y evolucionan, ya que en cierta manera el sexo es algo más inherente al ser humano que las propias ideas políticas. Aunque como diría la Alicia de Lewis Carroll, pues menudo rollo de fiesta del te ;D
Admito que Las Vegas puede que no esté en decadencia, especialmente si uno tiene la fortuna de jugar unas cuantas manos al Black Jack y las cartas no paran de darle 21.

5:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email