La Librería

Pequeños retales de literatura

lunes, septiembre 19, 2011

La lista de Sílvia (IX)

Llegó Fray Luis León a sus cátedra después de cinco años de ausencia, y ante sus nuevos alumnos soltó aquella simple frase, que quedaría para la posteridad: “Decíamos ayer…
(Pues eso que llevo un par de semanas muy ocupado… pero seguimos. Tengo un par de post en la “cocina” no tan cinéfilos como estos últimos, pero entre unas cosas y otras no los he terminado, y tendrán que esperar aún unos días).


Horizontes de grandeza (1958)
DIRECTOR William Wyler
Esta también la había visto, y aún guardaba en mi memoria algunas escenas que me parecen míticas, como el duelo final en el desfiladero entre los dos viejos o cuando Pat Terrill (Carroll Baker) se enfada con su prometido y llama cobarde a James McKay (Gregory Peck). No soy un fan de los westerns, pero la película hay que reconocer que es muy buena, por que el argumento esta lleno de matices: desde el odio entre ambas familias; a toda la trama amorosa, con desenamoramiento y posterior enamoramiento de otra mujer; hasta el asunto de qué es en realidad la cobardía y sobre la lección de aprender a medirse con uno mismo, sin tener que depender de las habladurías de los demás. El escenario de los paisajes es espléndido, y la música que acompaña a los jinetes cuando cabalgan también es de nota (sic.).
Quizás, por ponerle un pero, me quejaría de la traducción del título, que aunque Horizontes de grandeza no suena mal, no entiendo de esa manía de cambiar el título en las traducciones. El título inglés es “The big country” que vendría a ser “El gran país”, y mantiene un juego con una frase que se repite varias veces en la película. Posiblemente el título castellano suena mejor, pero tengo mis dudas de si uno tiene derecho a cambiar la intención del título original, para poner otro arbitrario.
NOTA: 8
“Horizontes


Cuentos de la luna pálida de agosto
(1953)
DIRECTOR Kenji Mizoguchi
Una película compuesta de varios cuentos de fantasmas japoneses. Dos cuñados alfareros dejan a sus respectivas familias por la ambición de vender sus cerámicas en el pueblo vecino para poder ganar más dinero, con el peligro de dejar de proteger a sus respectivas mujeres, porque en las tierras en las que viven están apunto de llegar soldados de un ejército enemigo, pero eso a ellos no parece preocuparles demasiado ante la posibilidad de poder ganar más dinero.
Ambos alfareros se verán inmersos en diversos imprevistos tras alejarse de sus familias, y estos problemas les llevarán a estar fuera de casa más tiempo del esperado. Para cuando vuelven de regreso se encuentran que todo ha cambiado.
La película es muy correcta en cuanto a la dirección y al rodaje (algunos planos son bastante buenos), aunque quizás no he conseguido meterme totalmente en su argumento. Algo por eso debe fallar, aunque no se bien el qué.
NOTA: 6,5
“Luna

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger Doctora said...

"Horizontes de grandeza" es que es un western con poca acción para mi gusto, pero tiene cosas cojonudas.
Para mí lo mejor es la primera aparición de Burl Ives, cuando interrumpe la fiesta (veo en la Wikipedia que ganó un Oscar y un Globo de Oro por su interpretación en esta peli), pero además mola ver a Charlton Heston y Gregory Peck cara a cara y la música es estupenda también.

9:23 p. m.  
Blogger Vigo said...

Tampoco sabía lo del Oscar a Burl Ives, pero estoy totalmente de acuerdo en que se lo dieran (no incidí en el dato porque estas críticas son un poco de chichinabo)

Pero el patriarca de los Hannassey tiene momentos espléndidos, como la irrupción en la fiesta de su antagonista que tu nombras, y también me gusta el momento en que le pide a Gregory Peck que se bata en duelo con su hijo, al que al final él mismo acaba matando.

Lo de poca acción me hace una cierta gracia (Te pareces a mi padre que si no hay contínuos tiros e indios pintarrajeados correteando por ahí parece que le han timado ;P)

12:00 p. m.  
Blogger José F. Martín said...

Un comentario sobre la traducción del título. Hay títulos que dicen mucho en inglés, porque son frases que se repiten mucho, o porque se refieren a obras muy conocidas allí, pero que son referencias totalmente desconocidas aquí.
The big country es Texas, todo es grande en Texas (aunque el mar lo es más, como les recuerda Peck). Lo mismo le sucede a otro título, North by Northwest, que es una cita de Hamlet (donde se refieren a que cuando sopla ese viento, la gente pierde el norte, no sabe a qué atenerse, se vuelve loca). La cita es muy propia para lo que le sucede al falso señor Kaplan. Pero Nornoroeste en España no dice nada. Con la muerte en los talones es, con permiso de Hitchcock, un gran hallazgo para el título.

4:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email