La Librería

Pequeños retales de literatura

viernes, septiembre 02, 2011

Los misteriosos gatos alados

Hace unos años existía en un pueblo de la Zamora profunda, la más que discutible tradición de lanzar una cabra desde lo alto de un campanario. Tras la caída, ésta era supuestamente recogida por una lona antes de impactar contra el cemento (aunque el mal trago que pasaba la cabra no se lo quitaba nadie). Con el tiempo -como es natural- las tradiciones se vuelven más civilizadas, y los quintos parece que se han acabado conformando con lanzar un muñeco desde lo alto de su campanario y entre una cosa y otra, luego sencillamente se dedican a pasear la cabra por las calles del pueblo como si de la legión se tratase.

Algo parecido ocurría en el pueblo de Ypres (Bélgica). Siglos atrás, los gatos que históricamente siempre han llevado una extraña etiqueta que los ha emparentado con las fuerzas del mal, quizás por esta pobre excusa, eran también arrojados desde lo alto de un campanario. Actualmente la costumbre persiste, pero mucho más civilizada, y en vez de tirar un gato vivo desde lo alto de un campanario, lo que se arroja son gatos de peluche.

caída gatoLo curioso es que un gato puede caer desde alturas considerables, y generalmente suele salir sin daños. Incluso se da la curiosidad de que suele salir más ileso desde una altura muy alta que desde una altura bastante más baja, ya que lo importante para el gato es que tenga tiempo para colocar sus patas extendidas hacia abajo dispuestas a amortiguar el golpe. Así que mientras que una persona normalmente fallecería desde una caída de un tercer o cuarto piso, se han dado casos de gatos que han sobrevivido a caídas superiores a alturas de varias decenas de pisos, y para ello sólo han tenido que rotar instintivamente, hasta poner sus patas hacia abajo (un chiste probabilístico plantea el dilema sobre que sucedería si se lanza un gato con una tostada de mantequilla atada en la espalda, por aquello de que el gato siempre suele caer de pie, y la ley de Murphy que dice que la tostada siempre cae por el lado que tiene la mantequilla).

Ahora bien, ¿y si el gato fuera algo así como las compresas y tuviera alas? La pregunta puede parecer absurda, pero no; leyendo algunas extensas notas sobre la biografía de Carmen Laforet, leo que esta dijo en cierta ocasión que había soñado con un “gato con alas” y esta idea durante varios días la obsesionó. Me imagino que este gato alado podría haberse convertido en un personaje que diese pie a algún tipo de relato escrito por ella de tipo infantil. Desde luego creo que la idea podría haber cautivado a los niños (¿no se fascinaron los niños cuando el pequeño elefante Dumbo comenzaba a volar con el aleteo de sus orejas?) Quería echar un vistazo a la biografía que escribieron al alimón Teresa Rosenvinge (la hermanísima de la cantante) y Benjamín Prado, más que nada porque precisamente el primer capítulo lleva por título: Un gato con alas. Sin embargo no he conseguido localizar el libro en las librerías que acostumbro, con lo que me he quedado con las ganas (vaticino que en el futuro todos los libros estarán digitalizados y podremos consultarlos fácilmente, lo que permitirá un gran progreso a la hora de globalizar todos los avances científicos o humanísticos).

De todas maneras descubierto este hecho de la vida de Carmen Laforet, me he puesto a investigar un poco sobre los gatos alados, y haberlos, haylos.

Los rastros de gatos alados se dan en diferentes culturas: desde los gatos alados que arrastran el carro de la diosa Freja en la mitología nórdica, hasta los tigres alados en la mitología china. Y durante muchos años se creyó que esos gatos alados que aparecían en los bestiarios del medievo debían ser fruto de la excesiva imaginación de sus ilustradores. Sin embargo no era así.

Gato alado
Foto del gato alado de Tunceli (Turquía) 2008.

Hace unas décadas cuando se comenzó a investigar seriamente el caso, y a comprobar que claramente estaban documentados casos reales de gatos alados. Hay que remarcar en especial el trabajo de del zoólogo Dr. Karl Shuker, que interesado en la criptozoología es uno de los mayores expertos en el tema.

Hasta el día de hoy los veterinarios dan tres razones por las que algunos gatos presentan sus respectivas alas. La clasificación es la siguiente: 1) Algunos gatos de pelaje largo parece que enmarañan de alguna manera su pelo y este les acaba formando algo parecido a las rastas humanas. 2) Debido a un defecto en el colágeno de la piel, algunos gatos presentan una afección llamada “astenia cutánea felina” en la cual la piel se estira deformándose (en los humanos ocurre algo parecido con el síndrome de Ehlers-Danlos al que comúnmente se le llama síndrome de la piel elástica). 3) La tercera posibilidad es debida a una mutación genética en el que al gato le aparezcan más extremidades que las que le corresponden (en este caso por tanto las alas vienen también hueso).

Aquí un documento de video sobre el gato alado de Tunceli (es el que me ha parecido más simpático y por eso le dedico a éste más atención, pero por internet hay muchas más fotos).

¡Incluso Henry Thoreau en el Walden escribe en un capítulo un encuentro con uno de esos extraños gatos alados!

A mí que me interesa especialmente esta vertiente literaria de los gatos alados, por lo que me ha llamado la atención sobretodo los dos siguientes datos: que la escritora de fantasía Ursula K. Le Guin terminó escribiendo lo que Carmen Laforet quería, y escribió una serie de libros infantiles con ilustraciones llamada Catwings, donde aparecían nuestros queridos gatos alados. Y que algo parecido hizo otra escritora que desconozco, llamada Laura H. Von Stetina, que también hizo una serie de libros protagonizados por estos gatitos alados (winged kittens a los que ella bautizó con el nombre de flittens).

Para finalizar termino con una leyenda que corre por España que dice que como los gatos alados fueron perseguidos durante muchos siglos al ser considerados como criaturas diabólicas, unos monjes florentinos protegieron a algunos de estos en su monasterio, y allí se reproducieron protegidos, y actualmente allí está la mayor colonia de gatos voladores del mundo, ocultos a los ojos del mundo.

Sin embargo he de bajar el gato al suelo, porque investigando un poco creo que los de Firenze -bueno, italianos en general- no tienen ni puñetera idea sobre la existencia de ese monasterio con gatos alados.

Y además, lamentablemente y hasta donde yo sé, los gatos alados… no pueden volar (y dejo ya este gato-ladrillo, con la promesa pendiente de dedicarle otro ¿ladrillo? a la escritora Carmen Laforet)

Etiquetas: , ,

15 Comments:

Blogger Doctora said...

Nunca había oído nada respecto a este asunto, pero era lo que les faltaba ya a los gatos, poder volar.

1:18 p. m.  
Blogger Vigo said...

¿Puede ser que tu tuvieras un gato? Joer, es que después de estos meses sin tener casi noticias tuyas, uno lo va olvidando todo.

¡Sólo quedan tres días! Estoy pensando si ponerme corbata o pajarita para el estreno (mejor corbata que lo de las pajaritas ya están demasiado anticuadas).

3:03 a. m.  
Blogger Ana said...

Mira que me gustan los gatos!! Y no sabía de los alados.

Pero retomando el tema de los gatos que caen desde grandes alturas, de mi época en que trabajaba en un hospital veterinario guardo en la memoria que esto era un síndrome llamado SÍNDROME DEL GATO PARACAIDISTA.

Un abrazo

11:14 a. m.  
Blogger Vigo said...

Había leído algo de gatos paracaidistas en un artículo que comentaba algo de las caídas de los gatos, pero me había imaginado que era una coña del redactor.
Gracias a tí descubro que la expresión es de uso común entre los veterinarios y demás ¡lo cual me encanta! Me encantan estos tipos de términos y jergas. Y te aseguro que sobre determinados campos soy un especialista en terminología -no especialmente en la medicina je,je-.
¿Trabajaste en un Hospital veterinario? Curioso. Hoy me ha hecho gracia una cosa que he oído que decía que Josep Pla descreía de los médicos, y en cambio alababa el trabajo de los veterinarios, porque estos últimos eran capaces de diagnosticar sin que los animales les dieran ninguna pista con palabras de lo que les pasaba. Me hizo gracias.
Muchas gracias por el dato, ana-gata-alas-balas

10:20 p. m.  
Blogger C. Martín said...

Precisando: a la cabra la tirarán desde el campanario, pero la recogen con la lona porque es precisamente la cabra la que preside el baile de después, contado por uno de allí.
Algún año la han bajado con cuerdas y ha sido un estrés para la cabra peor que tirarla de golpe, que es más rápido.

11:45 a. m.  
Blogger Vigo said...

Carmen, je,je, seguramente habría que preguntarle a la cabra... Yo creo que prefiero hacer rappel que puenting si me dan la opción, aunque eso al final debe ser una cuestión de gustos o de testosterona. Ya sabía yo que los de los pueblos sois un poco brutos, por eso con nuestra inmersión intentamos civilizaros. :)

De todas maneras estoy precisamente ahora programando una entrada para un día próximo en mi blog sobre vacas voladoras. ¡Epa! Esta seguro que no la sabías. Eh?

4:32 p. m.  
Anonymous El lector a la sombra said...

¡Vaya!
Ahora solo nos queda esperar a los ratones con alas. Justa reciprocidad.

9:35 p. m.  
Blogger Vigo said...

Bueno, para eso ya Dios inventó los murciélagos ja,ja.

7:40 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Dices que te gusta la literatura y sin embargo encuentro en tu post una aberración tal como "reproducieron".
Aun me sangran los ojos.

7:31 p. m.  
Blogger Vigo said...

Vamos, no sea así, mi errata tampoco es tan grave. Esto es un blog, y uno escribe casi a vuelapluma y es normal que de vez en cuando algunas faltas se me pasen por no fijarme o por ignorancia, lo cual nada tiene que ver con que me guste más o menos la lectura. A veces incluso percibo alguna errata en el post después de postear alguna entrada, y hasta ya me da pereza corregirla.

Le aseguro que he cometido por aquí faltas muchísimo más garrafales que ésta.

Mire Google da como resultados:
reproducieron: 18.100 resultados.
reprodujeron: 246.000 resultados.

Lo cual viene decir que cada 13 o 14 veces que se escribe la palabra hay una persona que la escribe mal. Un error por tanto bastante común.

Si le lloran los ojos por esto, le podría dar la dirección de algún lugar donde prácticamente no hay una palabra que no tenga ninguna errata. Vamos, que leerlo para usted sería casi como estar condenado al infierno eterno.

10:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

En Valladolid acabamos de encontrar uno!! estamos intentando rescatarlo de la calle. Qué imagen más hermosa, un gato alado.

5:37 p. m.  
Blogger ELENA Cid said...

Llego aquí desde el Facebook de la asociación "entre huellas y bigotes" que han encontrado hoy un gato alado y buscando información nos enlazan este blog. A eso le sumó que mi gatita se cayó hace 3 semanas de un 5 piso. Suerte que esta viva, diagnóstico: el paladar roto (síndrome del gato paracaidista, por boca del veterinario) y la cabeza del fémur partida. Hoy ya esta recuperada casi del todo. Le hemos quitado los puntos de la operación de la pata y sólo tiene un leve cojeo.

8:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ah, pues nada, habrá que seguir tirando al bicho desde el campanario, porque, claro, sufre menos estrés....


De los cojones atados querría verles yo a todos tirándose desde el campanario u cayendo en lonas. Eso sí que iba a llamar la atención como tradición...y le iba a dar turismo al pueblo..
Le zumba los cojones...

3:02 a. m.  
Blogger Isabel Lopez said...

He llegado aquí porque he soňado con un lindo gatito con alas de murciélago que se posaba en mi hombro en un camino. Sin embargo no podía llevármelo a casa, sólo me acompaňaría un trecho y después seguiría eligiendo caminantes a los que acompaňar. Me he quedado intrigada con este sueño. Veo que otras personas también sueñan cosas raras como yo y eso alivia, si estoy loca no soy la única jajaja.
Un saludo.

1:52 a. m.  
Blogger Isabel Lopez said...

He llegado aquí porque he soňado con un lindo gatito con alas de murciélago que se posaba en mi hombro en un camino. Sin embargo no podía llevármelo a casa, sólo me acompaňaría un trecho y después seguiría eligiendo caminantes a los que acompaňar. Me he quedado intrigada con este sueño. Veo que otras personas también sueñan cosas raras como yo y eso alivia, si estoy loca no soy la única jajaja.
Un saludo.

1:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email