La Librería

Pequeños retales de literatura

domingo, diciembre 25, 2011

Bon Nadal!!

Ocurrió la víspera de la Navidad, el 24 de diciembre de 1914 cuando en plena guerra de trincheras entre británicos y alemanes. Desde la trinchera alemana comenzaron a cantar villancicos típicos alemanes, a los que los ingleses respondieron con sus correspondientes villancicos acompañados también del sonido de los instrumentos rudimentarios de los que con ingenio habían podido acopiarse. Fluyó entonces la comunicación desde ambas trincheras, y los deseos de “Feliz Navidad” se sucedieron (un fragmento de la película Christian Carion aquí). Un desconocido soldado surgió de una trinchera, y se acercó con un paquete de cigarrillos para regalárselos a los soldados de la trinchera enemiga. Ante este acto de extraordinaria generosidad, y tras comprender por un único instante lo absurdo de aquella guerra, ambos bandos declararon una espontánea tregua. Los soldados se acercaban a un punto intermedio de su línea de tiro, y se plantaban allí para darse un abrazo con cada uno de los enemigos, quienes horas antes habían intentado meterle un tiro entre ceja y ceja. En medio de aquella tierra de nadie, se intercambiaron whisky, chocolate o cigarrillos (narrado aquí por el controvertido Íker Jiménez aunque aquí, al lado de la historia, me parece bastante fiel a los hechos ocurridos).

Durante dos días allí no se mató a nadie, los soldados aprovecharon para enterrar a sus muertos, e incluso cuentan las crónicas que llegaron a jugar un partido de fútbol entre ambos bandos. Luego la tregua se rompería por mandato de los generales, que nunca comprendieron nada de lo que allí había ocurrido.

Personalmente no me gusta la Navidad y menos los villancicos, que más que alegres me parecen que tienen algo de decadentes y diabólicos (ver un montón de niños de voces aflautadas cantando consignas navideñas me produce cierto desasosiego). Prefiero mil vez más el verano. Donde va a parar, esto es mucho mejor:
Natalie
Esta foto cuyo fotógrafo desconozco también tiene algo de inquietante, Natalie Wood tumbada en bikini al lado de una piscina, repasando lo que parece un guión, con un ejército de peligrosos tigres peluche, acechándola. Bueno, indudablemente, este post va dedicado a mi Carmen que es como Natalie pero hablando en castizo -o catalán- y sobretodo hablando mucho más rápido que la actriz, y que durante estas fechas ya debe estar de los nervios preparando las comidas y cenas de Navidad familiares que se suceden, día sí, día no.

Y ya aprovecho, y bon Nadal a tothom!, conocidos y desconocidos, todo aquel navegante que arrime aquí su barco durante unos segundos es bienvenido.

Etiquetas: , ,

5 Comments:

Blogger alex said...

Bon Nadal tenga LA LIBRERIA mientras mi estómago derrocha jugos en su incasable trabajo navideño. Del resto de ni aparato digestivo no doy cuenta pues hace días dejó de dar signos de vida. Respecto a la actividad cerebral,algún movimiento. destacable como este comentario. BON NADAL

7:26 p. m.  
Blogger Doctora said...

No sé si yo podría ponerme a festejar algo junto a un tío que minutos antes ha intentado matarme, pero bueno, tampoco era nada personal así que...
Feliz navidad :)

3:23 p. m.  
Blogger Vigo said...

Buenas Fiestas para tí Alex. Y bueno en lo de las digestiones creo que estamos todos igual. Aunque como dijo un griego, el secreto está en la medida, y cualquier exceso es malo. Y mi intestino que se queja en estas fiestas lo corrobora.

Gracias, Alex, por pasarte por aquí, siempre tienes una palabra amable para este blog, y eso es de agradecer.


Bea, lo que pasa es que tú eres una incrédubla (ya sabemos que el soldado Ryan si fuera por tí la habría palmado en el frente). Pero ¿dónde está tu espíritu navideño?

Es broma, que me encantaría verte cantar villancicos ja,ja.
Feliz Navidad, para tí también (tengo en mente un pequeño regalo pero cuando lleguen los reyes ya te aviso. Pero sólo si te has portado bien, eh!)

12:55 p. m.  
Blogger C. Martín said...

Perdone usted el retraso, ahora ya estoy de vuelta del frío y la niebla que por unos días es soportable y llena de añoranzas. Oiga, que me ha puesto colorá y todo ^^, chasgracias.
Pero si no te gusta la navidá, vale con que felicites el año que es lo que yo te deseo, un 2012 lleno de posts inspirados, tertulias con acento argentino y B&B hasta las tantas de la madrugada..., y esto, al menos, lo tenemos al alcance de la mano, todo lo que venga a mayores bienvenido será.
Bon dia i bon any!

5:12 p. m.  
Blogger Vigo said...

Carmen, siempre me has hecho reír tanto que no tendría nada que perdonarte, sino que más bien lo que me apetece es agradecerte tu manera de ser.
Feliz 2012 para tí también.
Y sí, si lo del alcance de la mano te ha quedado muy apañado. Joer, si no me sacaras estas risas...
Te veo pronto. Cuando se te pase el efecto champán.

4:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email