La Librería

Pequeños retales de literatura

martes, diciembre 20, 2011

Cómo acabar de una vez por todas con la cultura

“Picasso era un hombre bajo que tenía un modo gracioso de caminar poniendo un pie delante del otro hasta que daba lo que él denominaba "un paso". Nos reímos de sus deliciosas ideas, pero a fines de 1930, con el fascismo en alza, había muy pocas cosas de qué reírse. Tanto Gertrude Stein como yo examinamos con meticulosidad las últimas obras de Picasso, y Gertrude Stein opinó que "el arte, todo el arte, es simplemente la expresión de algo". Picasso no estuvo de acuerdo y dijo: "Déjame en paz. Estoy comiendo". Mi opinión fue que Picasso tenía razón: estaba comiendo.”

Memorias de los años veinte –Woody Allen-

(del libro Cómo acabar de una vez por todas con la cultura)

Picasso comiendo

Lo he dicho en muchos posts: me gustan las películas de Woody Allen, porque en sus guiones me suelo encontrar un chiste detrás de otro, y yo que soy de risa fácil, pues acabo cayendo en el gag. Generalmente, lo que más me entusiasma de una película es que tenga un guión ingenioso, más que cualquier otra cosa. En el relato Memorias de los años veinte, Woody Allen hace un juego literario con personajes de la bohemia de París. Ahí aparence Hemingway, Gertrude Stein, Picasso, Dalí, o los Fitzerald . Este relato en cierta manera es el precedente de la película Medianoche en París.

Esta pintada la he sacado de internet y se vé que estaba en la pared de enfrente del Museo Picasso de Málaga. También tiene su qué.

Picasso Graffiti

Hombre... pasar no pasa nada. Lo único que un poco de cultura nunca viene mal.

PD. Lucía Etxevarría (el gran tema en el día de hoy) afirma la tesis que la piratería también acabará con la producción cultural. Bueno, lo que ha dicho exactamente es: "dado que he comprobado hoy que se han descargado más copias ilegales de mi novela que copias han sido compradas, anuncio oficialmente que no voy a volver a publicar libros en una temporada muy larga”. Esta mujer parece que esté deseando que la comunidad internauta la ponga a parir. Encima, con las demandas que arrastra por plagios... Mira Lucía, que mucha gente se va a hacer ilusiones, esperando que tu comentario sea vinculante.

Luego encima declara que el libro se vende por unos veinte euros de los que ella sólo recibe entre 2 y 3 euros por cada venta. A los que luego tiene que descontar el dinero de su agente, el dinero de hacienda y el gestor.

¿Señorita Etxevarría no se da cuenta donde radica gran parte del problema? Si con la piratería se dinamita parte de esta arcaica estructura cultural ¡Bienvenida sea!

Cito a Hernán Casciari en una entrevista que salía hace unos días en La Contra de La Vanguardia. El gordo Casciari para estas cosas de internet, es una de esas voces que vale la pena oír.

Entrevistador: ¡Alcanzaba su sueño de escritor!
Casciari: La verdad es que sí, porque me contrataron como columnista en prensa y un editor me publicó como libro Más respeto, que soy tu madre. Le exigí dejar el texto gratis, en internet, eso sí.

E: ¿No perjudica eso a las ventas del libro?
C: No, quien se ha encariñado con algo en internet querrá poseerlo en forma de libro, querrá el objeto para poder hojearlo, releerlo, llevárselo al váter, al tren, regalarlo...

E:¿Los soportes no restan?
C: Al contrario. El problema es otro: ¡Los intermediarios! Descubrí que mi editor me engañaba, supe que los editores estafan a los autores: te prometen el 10% de las ventas, pero imprimen y venden más ejemplares de los que te confiesan y no te pagan tu parte.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Doctora said...

Un tema delicado el de la piratería. No sé quién tendrá la razón, pero al final siempre acaban transmitiendo mal rollo la gente como Lucía Etxevarría, sobre todo cuando después oyes declaraciones como la que citas al final o la de Sabina cuando dice que los que realmente le roban dinero son las discográficas.

1:31 p. m.  
Blogger Vigo said...

Yo tengo una posición clara acerca de la piratería, y es que sin ella internet sería aburridísimo (por lo que de entrada soy totalmente partidario de la "cultura libre"). Otra cosa es que se tendrían que buscar alternativas para que los autores tuvieran algún tipo de compensación. Creo que si te cobran un canon por un CD virgen, no estaría mal que el canon se lo cobrasen a las compañías telefónicas que son las que calladas se llevan el principal beneficio gracias a este flujo cultural cibernauta. También a veces contra algunos amigos mucho más radicales he defendido las subvenciones bien dadas, aunque esta posición entre los currantes de trabajos menos "artísticos" no suele estar demasiado bien vistas. De todas maneras hay cosas que no funcionan, como las intentonas de hacer negocios con material digital cuya descarga legal la ponen a precios desorbitados para lo que representa una cosa que es en realidad intangible.

Lo de Lucía Etxevarría ya es otro cantar, porque esta mujer siempre se muestra muy arrogante y faltona con las personas que no le caen bien, así que no me extraña que luego a ella le lluevan las críticas.
También queda un poco mal quejarse cuando en cierta manera gozas de una posición bastante cómoda comparada con un montón de escritores desconocidos, que si que son los que realmente lo pasan mal económicamente. Para colmo todo el asunto de los plagios que arrastra judicialmente (me imagino que gran parte de la sangría económica que sufre le debe venir por ahí). Pero tiene delito que te pesquen una vez copiando párrafos de un libro, y al poco te vuelvan a pescar... vamos, que es como si ella misma estuviera buscando ser motivo de mofa.

Y luego está el asunto de su prosa, que nunca se ha caracterizado con ser excesivamente buena. Podrá decirse que intenta ser sincera, directa al público, agresiva, sexual, reivindicativa, o feminista, pero buena, lo que se dice buena, no es.

10:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email