La Librería

Pequeños retales de literatura

sábado, diciembre 20, 2014

El mejor amigo de Enrique Jardiel Poncela

Acabo de ver la parte final del documental que ha emitido la 2 “Inverosímil, Jardiel Poncela”, cuyos minutos finales estaban dedicados a la relación de lealtad que tuvo su perro Bobby hacia Enrique Jardiel Poncela.

Bobby era un perro que Enrique Jardiel Poncela se encontró un día mientras escribía desde la terraza de un café de Bilbao, y al verlo famélico, Jardiel le ofreció un bollo, y cuando ya el escritor se dispuso a irse del café, el perro siguió sus pasos mansamente. Entre los dos, se había creado un vínculo que les uniría tanto en la vida como en la muerte. Dicen que cuando años después Jardiel murió, el perro se puso junto al féretro en la capilla ardiente y apenas se movió. Quince días después de que Enrique Jardiel Poncela falleciera su perro murió también, pero de tristeza.

Enrique Jardiel Poncela y su perro Bobby

Las anécdotas que se cuentan de él y sus perros (en realidad tenía a Bobby, un perro alsaciano emparentado con la familia de los pastores alemanes y a un perro más pequeño que respondía al nombre de Ramonín), en una ocasión quiso entrar en un hotel de lujo con su perro Bobby y el responsable le indicó que no se podía hospedar allí con el perro. Al pedir explicaciones Jardiel Poncela, éste le espetó: “-Por las pulgas” a lo que Jardiel le contestó “-Ah! Será por las que coja en este hotel…” y enfadado se dio la media vuelta y abandonó el hotel.

Viendo el documental he recordado la injusticia que se cometió con este gran escritor, que después de estrenar un buen número de comedias de éxito (hacer reír siempre me ha parecido el género más complicado de todos los posibles), comenzó a caer en el olvido y en la pobreza. Se dice que cuando el padecía cáncer y estaba casi en la miseria, uno de las pocas personas que le ayudaron económicamente fue el actor Fernando Fernán Gómez.

¿Y el por qué de este olvido sobre alguien tan prolífico como lo fue Enrique Jardiel Poncela? Su nieto Enrique Gallud Jardiel editó hace unos meses un pequeño ensayo sobre su abuelo “Jardiel. La risa inteligente”, y nos da en él algunas claves.

Enrique Jardiel Poncela era un individualista que no se definía ni como de izquierdas ni de derechas, pero durante la guerra civil española hubo varias cuestiones personales que le molestaron del bando republicano, por lo que en principio se alegró de que acabara la guerra y que hubiera ganado el bando nacional. Pero, rápidamente se dio cuenta que el régimen de Franco no era ni mucho menos lo que el había esperado, y detalles como el fusilamiento de Lorca le hicieron dejar de defender el régimen franquista.

Sus obras muy avanzadas para esos tiempos sufrieron la continua censura del gobierno, e incluso algunas de sus obras fueron tildadas de blasfemas.

Y cuando intentó cambiar de aires e ir de gira por latinoamérica con una compañía teatral a la que contrató, se encontró con la oposición de los exiliados que le reventaban todas sus funciones, aludiendo que Enrique Jardiel Poncela no se había decantado claramente por el compromiso con la causa izquierdista. Y entre unos y otros consiguieron que su proyecto empresarial se fuera a la quiebra, y que Enrique Jardiel Poncela acabase en la pobreza más absoluta.

No se podrá reparar la injusticia que se cometió con él en vida, pero sí al menos podemos intentar rectificar el error cometido y rescatar su obra de ese tierra de nadie que son los olvidos. Por suerte son varios de sus nietos los que se han propuesto luchar por la memoria de su abuelo (incluso Enrique Gallud tuvo el detalle de enviarme su último ensayo sobre él), y es por eso por lo que los admiradores de su obra esperamos que algún día Enrique Jardiel Poncela consiga ocupar en la literatura y la dramaturgia el lugar que creemos que le corresponde.

Enrique Gallud Jardiel

Etiquetas: ,

7 Comments:

Blogger Sílvia said...

Des el bloc elsgustosreunits.cat saludem aquest record per a Jardiel Poncela, autor molt apreciat per una servidora. També caldria recordar a Miguel Mihura y Carlos Arniches.

3:08 p. m.  
Blogger loquemeahorro said...

Jardiel era uno de los más grandes, realmente merece la pena recuperarle, tristemente, arrastra una fama de autor franquista que no le hace ningún bien, y es curioso,porque tal y como has explicado en su época no fue precisamente un favorito del régimen.

Me alegra saber que FFG, agradecía los favores de Jardiel, y me refiero al papel de "El Pelirrojo"

5:54 p. m.  
Blogger Vigo said...

Sílvia, sin duda esta época de la comedia española previa a la guerra civil fue una época dorada para este género.Y como todo evoluciona, ahora yo diría que el tipo de humor que se hace es mucho más visual que narrativo, lo más parecido que se me ocurre a aquello es algo tipo Les Luthiers.

A Mihura lo conozco, pero Arniches en cambio desconozco totalmente y no creo que haya visto o leído nada suyo (investigaré un poco). A esos nombres, yo también hubiera puesto mi muy admirado Pedro Muñoz Seca.

11:41 p. m.  
Blogger Vigo said...

loquemeahorro, tengo una mentalidad bastante relativista, en el sentido que suelo ser bastante comprensivo con la gente y las circunstancias que a uno le hacen elegir un camino u otro. Así que este tipo de injusticias en que ciertos escritores por ejemplo que son dados de lado por el público por afiliaciones más que dudosas me molestan y más cuando la mayoría de las anécdotas que uno puede recopilar sobre la vida de Jardiel Poncela demuestran su gran humanidad hacia los demás.

Fernando Fernán Gómez le agradeció a Jardiel que él le hubiera dado uno de sus primeros papeles, pero ese detalle no deja también de ser otra muestra de los múltiples detalles positivos que se cuentan también sobre la vida de este actor según sus amigos y allegados, pese a que lo que parece que ha perdurado en la memoria de muchas gente son sus enfados, generalmente porque era una persona muy individualista, al que no le solían gustar demasiado que le molestasen por cuestiones de fama.

12:01 a. m.  
Anonymous Palimp said...

Lo acabo de leer,un libro imprescindible si te gusta Jardiel Poncela.

9:42 a. m.  
Blogger Vigo said...

Es que lo lees todo! Luego salen las estadísticas y dicen que cada español lee tantos libros al año... pero, claro! en realidad los datos acaban falseados porque recordando una canción de Astrud: "hay un español que lo lee todo". ;)

2:05 a. m.  
Blogger Juan Ramón Biedma said...

He leído su excelente artículo sobre Jardiel y me gustaría enviarle el dossier de prensa de "La lluvia en la Mazmorra" una novela que acabo de publicar con el autor como protagonista. Si está interesado, le dejo mi dirección de correo electrónico: laberinto2332@hotmail.com

11:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email