La Librería

Pequeños retales de literatura

miércoles, marzo 02, 2005

La dama ciega

Si les digo que el ogro de Bakú no pudo con el indio, muchos no sabrán de que les hablo; si les digo que el duelo se está celebrando en Linares, algunos comenzarán a situarse; si les digo que el pacto se firmo tras 44 movidas, la mayoría ya lo habrán acertado. Pero si les digo que el ogro de Bakú es el indiscutible número uno Gary Kasparov, y que el indio, es el eterno aspirante Viswanathan Anand entonces ya no tendrán excusas.
Sexta jornada del Torneo de Linares, y Anand y Kasparov firmaron las tablas.
¿Y por qué contaré yo esto? Es sencillo, el ajedrez es un libro escrito a cada movimiento.
Coloco abajo el conocido poema de Borges, que aunque citado miles de veces, nunca está de más leerlo de nuevo. La imagen pertenece al artista ecuatoriano Carlos Monsalve.


AJEDREZ

I
En su grave rincón, los jugadores

rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.
Adentro irradian mágicos rigores

las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.
Cuando los jugadores se hayan ido,

cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.
En el Oriente se encendió esta guerra

cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II
Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada

reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.
No saben que la mano señalada

del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.
También el jugador es prisionero

(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.
Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.

¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?


Jorge Luis Borges, 1960
El hacedor

Monsalve, Carlos -Ajedrez

Etiquetas: ,

3 Comments:

Blogger Magda said...

Uno de los juegos que más disfruto es el ajedrez. Recuerdo que cuando me inicié en él mi papá me regaló este poema...

Me ha dado alegría, y nostalgia, leerlo.

Gracias y saludos.

7:50 a. m.  
Blogger Vigo said...

Magda, siempre he pensado que si pudiera elegir la profesión de alguno de mis hijos, me gustaría que fuese un gran jugador de ajedrez. Dicen que estas cosas es mejor no forzarlas, que "lo importante es que él sea feliz". Pero tal vez para conseguir las dos cosas, sólo tenga que regalarle en su tierna infancia un tablero de ajedrez,un poema de Borges, y luego avanzar con unos cuantos peones hacia el centro del tablero.

2:16 p. m.  
Blogger viruta said...

siempre me han gustado los juegos
.
.
.
.
.
los laberintos
.
.
.
.
.
y cavilar duro entre piezas de ajedrez o puzzles
.
.
.
.
.
aquí le dejo mi aullido
y algunas miguitas...
.
.
.
.
.
veamos si llega a destino
y se anima con un tango

12:56 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email