La Librería

Pequeños retales de literatura

jueves, mayo 31, 2012

Roberto Bolaño y los zombies

No me negarán que el título no despierta ya de por sí una cierta curiosidad, eh? (Aclaro que siempre me ha gustado más el término zombies respecto al recomendado por la RAE zombis) Bueno, seguramente algunos de los que lean esto ya saben que el nexo del que voy a hablar es el relato de El hijo del coronel, editado póstumamente en el libro de El secreto del mal, volumen compuesto con textos que se encontraron en los archivos del ordenador de Bolaño tras su muerte, y recopilados por Ignacio Echevarría.

El libro presenta sus altos y bajos, por un lado cualquier aficionado de Bolaño tiene siempre interés por cualquier texto nuevo del autor, pero por otro lado, sucede lo mismo que comenté hace un par de posts con los cuentos de David Foster Wallace, que la mayoría me parecen inacabados, como si Bolaño solo se hubiera molestado en escribir el comienzo de un texto que quisiera desarrollar en un futuro y que por desgracia nunca llegó a tener.

Pero para no extenderme demasiado, voy directamente al relato de El hijo del coronel. El relato comienza con una afirmación que suena a broma; Bolaño hace hablar al narrador en primera persona, y nos cuenta que a altas horas de la madrugada comenzó a ver una película de serie B de la que no recuerda su nombre, pero en la que se vio totalmente reflejado (“una película que era mi biografía o mi autobiografía o un resumen de mis días en el puto planeta Tierra”), para comenzar luego a contar una delirante película en la que aparece un chico que tiene una novia zombie, y que ambos son perseguidos tanto por el ejército como por una banda de delincuentes mexicanos, que también acabarán convertidos en zombies.

La película de la que habla Bolaño, como bien explica Javier Avilés en su blog, es la de Return of the Living Dead III (aquí estrenada con el título de Mortal Zombie del director Brian Yuzna, de la que copio el siguiente argumento de su ficha.

El Coronel Reynolds y su equipo de científicos del gobierno trabajan en la reanimación de cadáveres para usos militares, mediante la utilización del gas trioxin. Su hijo Curt y su novia Julie usan los pases de seguridad de su padre para escabullirse dentro del laboratorio y observar el procedimiento. Más tarde padre e hijo tienen una pelea y Curt y Julie se marchan en moto pero desafortunadamente sufren un accidente y Julie resulta muerta. Golpeado por la tristeza Curt lleva su cuerpo al laboratorio para tratar de devolverle la vida.

El hijo del coronelPor mi parte desconocía la existencia de esta trilogía aunque soy aficionado al género zombie, así que en seguida me he apresurado a darle un vistazo, porque lo curioso de está película es que tiene un alto grado de romanticismo, que hace que algunos la definan como una especie de Romeo y Julieta zombie. Además hay escenas que no se olvidan fácilmente, como cuando la chica zombie –verdadera protagonista de la película descubre que automutilándose consigue mitigar el hambre que siente por comer carne humana, por lo que empieza a hacerse piercings por todo el cuerpo, lo que hace que la visión de la joven zombie, parezca salida del mismísimo infierno de Hellraiser, pero que a la vez nos despierte un extraño fetichismo semejante al que nos produce el visionado de algunas escenas de el Crash de Cronenberg.

Hay otra cuestión con la que acostumbro a debatir con mis amigos que trata sobre las distintas versiones sobre la construcción del mito de los zombies. ¿Pueden correr o no pueden? ¿Por qué se han vuelto zombies los zombies? ¿Son inteligentes o no? ¿Temen al fuego o no? En esta película quedan plasmadas varias ideas bastante interesantes, como la teoría de que los zombies atacan especialmente los cerebros humanos para mitigar el continuo deterioro de su propio sistema nervioso. Indudablemente es una película que cualquier aficionado al género debería ver.

Retomando el tema de la identificación del propio Bolaño en el narrador de la historia, que a su vez se ve reflejado en el chico de la película, aparte de la broma evidente, es probable que Bolaño estuviera diciendo algo más sutil, como que los argumentos en verdad se repiten a lo largo de la historia con independencia de los decorados en donde se producen. En el fondo el argumento de esta película no deja de ser una huida por amor entre un chico y una chica profundamente enamorados, cuyo padre que no les da el beneplácito y está dispuesto inicialmente a hacer todo lo posible por romper esta relación. Aunque al final hijo y padre encontrarán un punto de comprensión. Quizás algo que si que fue semejante a algún episodio en la vida de Roberto Bolaño.

La revista Granta dedicó en el pasado número de otoño un número dedicado al horror, y en ella varios artistas han creado una espectacular animación gráfica basada en el texto de Bolaño.

La animación se puede ver en la siguiente web: Nothingbutamovie.com.

El hijo del coronel

Created by Jocabola, Owen Freeman, David Bonas and Sorgerune.

Copio por último un fragmento del relato de El hijo del coronel, de Roberto Bolaño, para que se hagan una pequeña idea:

“Y mientras el hijo del coronel da esquinazo a la policía, Julie procede a comerse el pecho del dependiente. Cuando el joven Reynolds, con una sonrisa radiante, le dice a Julie que la poli ya no los sigue, ésta, a cuatro patas, como si fuera un tigre o estuviera haciendo el amor, sólo exhala un suspiro de satisfacción pues su hambre, momentáneamente, como no tardaremos en comprobar, está saciada. El hijo del coronel, evidentemente, sólo puede proferir un grito de espanto. Después dice: ¿Qué has hecho Julie? ¿Cómo has podido hacerlo? El tono con el que lo dice, sin embargo, nos indica claramente que está enamorado y que su chica, aunque sea caníbal, sigue siendo, por encima de todo, su chica. La respuesta de Julie es simple: Tenía hambre.”

Etiquetas: , ,

7 Comments:

Blogger alex said...

Buenos días.
Resulta curioso buscar el origen de los principios de los zombis.
Posiblemente, comer cerebros humanos sea por el ansia de buscar inteligencia.
Que continuamente estén hambrientos lo sea porque no encuentran inteligencia en cerebro alguno.
Que su andar dificultoso pero constante se deba a carecer de rumbo en un mundo sin principios.
O que acudan de vez en cuando en "manadas" porque en el fondo necesitan compañía.
Ciertamente, sin virus ni bocados infectados, el mundo parece estar lleno de zombis que tienen miedo de ser descubiertos y devorados por las "personas" que les rodean.
... ¿Será por eso que gustan tanto las peliculas de zombis?

8:53 a. m.  
Blogger Vigo said...

Buenos días Alex
Lo de comer cerebros para aumentar la inteligencia supongo que forma parte de una especie de mito ancestral, en el que igual que algunas comunidades siglos atrás adoptaban el canibalismo con un acto con el que se adueñaba de la fuerza del enemigo, pues algo así con los cerebros (creo haber leído también sobre la creencia de comer sesos de mono hacía aumentar la inteligencia).
Sobre el origen de los zombies peliculero normalmente suele ser por alguna corporación que realiza un laboratorio ultrasecreto, a la que al final se le acaba yendo el asunto de las manos, y termina provocando el virus zombie. Aunque a veces me sorprendo con el asunto, no hace mucho veía La noche de los muertos vivientes de George Romero, y hablaban de que algo habia pasado en un satélite, y que eso lo había desencadenado todo.
Respecto a los otros análisis que haces, algo de esas ideas he visto reflejadas en un par de ensayos que estos últimos años han salido en el mercado editorial aprovechando el tirón zombie. Uno es el de Filosofía zombie, y el otro no recuerdo el título pero sé que estaba en las librerías.
Me imagino que sí que hay mucho hilo del que tirar al comparar a los zombies por ejemplo con los televidentes compulsivos de la televisión.
La última escena de Dead set -que si no la has visto y te gusta el género te la recomiendo- aparece el primer plano de un zombie asomado a una cámara tipo Gran Hermano (y que conste que a mí el formato GH siempre me ha gustado).
Gracias por comentar, alex.

8:09 p. m.  
Blogger Orion said...

Buenas noches.

Yo también he experimentado la misma sensación con alguna que otra obra póstuma. Y a veces dudo de la autoría de esa novela o de esos relatos que se publican tras la muerte del escritor.
Soy aficionado al cine zombie y, al igual que tú, desconocía por completo la trilogía de la que se habla aquí.
Lo curioso es que en esa película un zombie sea capaz de enamorarse, cuando el zombie, por lo general, carece de sentimientos, y es capaz de comerse hasta a su propio padre. En cuanto a lo de los cerebros, en la mayoría de las películas de zombies que he visto, éstos devoran lo que encuentran a su paso sin otorgar la más mínima prioridad o preferencia al cerebro.
Yo añadiría una cuestión más para debatir, y es la siguiente: ¿Cuánto "vive" un zombie? ¿Se detiene en algún momento el proceso normal de putrefacción de un cadáver que ha vuelto a la vida, o su cuerpo sigue y sigue descomponiéndose según van pasando los días? Nunca se ha planteado este tema en ninguna película, al menos que yo sepa.
En mi opinión hay algo diferente en el cine de zombies, con respecto a otras películas de terror: Los protagonistas nunca son los zombies, pues no hay nada más plano y básico que un muerto viviente, cuya única finalidad es caminar sin rumbo cierto y devorar a todo aquel que se cruza en su camino. ¿Os imagináis una película de zombies como "Entrevista con el vampiro", es decir, un zombie filosofando sobre el sentido de su vida de caminante devorador de cerebros?
Los zombies son un mero atrezzo y el peso de la película recae sobre los personajes que sin son tan planos como los zombies, no hay dios que se la trague.
Todos los argumentos se repiten. Los temas son siempre los mismos. Lo que cambia es el enfoque del autor, el modo de plantearlo, su punto de vista, otra vuelta de tuerca.
¡Saludos!

1:16 a. m.  
Blogger Vigo said...

Lo de comer cerebros humanos creo que lo he visto más en cómics que otro lugar, y según leo es típico especialmente de esta saga de The Return of the Living Dead. A mí desde luego esta tercera parte –que es la única que he visto- me ha fascinado. Tiene diálogos muy profundos y todo lo del romanticismo de la novia zombie, y luego el asunto de los piercings y las automutilaciones me parecen imágenes muy sugerentes.
Además, al final hasta los seguidores del gore también pueden estar contentos con algunas de las escenas últimas.

Soy de los que opina que cualquier aportación al mito zombie me parece interesante, si está bien hecho, aunque no se siga la ortodoxia generada principalmente creo por la saga de George Romero, y en este caso así me lo parece. En esta película los zombies son inteligentes aunque poco a poco su cerebro va degenerando, y por ello buscan regenerar estas neuronas.
Me imagino que otro de los puntales de referencia en el mito es el cómic de Robert Kirkman, que aunque quizás se centra más en los personajes que en el mito zombie; como tu bien dices los zombies no dejan de ser una excusa para dar cuenta de las personalidades, y en ese punto Kirkman lo hace fantásticamente bien, como demuestra la cantidad de números que ha dibujado de su The Walking Dead. Cuya adaptación televisiva es bastante fiel en la elección de los actores, pero que sorprende algunos pequeños cambios argumentales que no se sabe muy bien a que son debidos.

En el cómic también hay varios puntos nuevos que me causaron bastante interés: todo el asunto de las hordas, que hace que cuando oyen cualquier sonido se dirigen hacia donde lo han oído y llegan a seguirse unos a otros formándose las hordas. También es interesante el asunto del nombre de los zombies, en el cómic se evita continuamente esta palabra, y se utilizan otras equivalentes, como caminantes, no muertos, etc… En la película de Brian Yuzna también es curioso porque utiliza el eufemismo de “unidades contaminadas”.

Respecto a lo que tu dices de cuando deja de estar activo un zombie, es algo que alguna vez ha salido a colación en alguna discusión con amigos. En teoría una idea que un amigo mío siempre me suelta, es que en caso de apocalipsis zombie, él intentaría llegar a una pequeña isla, limpiarla de zombies y sobrevivir allí, esperando a que a los propios zombies continentales se les acabase la comida y volviesen a su estado de “muertos”. Otro asunto que también se discrepa es de si los zombies solo buscan carne humana, o se conforman con cualquier tipo de carne (hay películas donde los animales campan libremente, y en otras donde su carne es buscada también por los zombies, que pueden a su vez convertirlos también en animales zombies).

Por cierto mi amiga Jo, corre este sábado una carrera llamada Runners Vs Zombies en las cercanías de Barcelona, donde unos corredores intentan escaparse de unos zombies que intentan pillarlos. No se si llevan muchas ediciones del asunto, pero de entrada me parece bastante el asunto bastante divertido.

http://www.runnersvszombies.com/

También me parece muy curioso que en los EEUU, he oído que hay celebraciones zombies, donde en días determinados mucha gente se disfraza y se dedican a asustar a los pobres transeúntes a los que pillan desprevenidos.

Muchas gracias, Orion, por tu comentario, me alegra saber que aunque el mundo se llenase de zombies, en el fondo no estamos tan solos ;)

1:43 a. m.  
Blogger Orion said...

Pues sí, aunque el mundo se llene de zombies, no estamos solos, y constatar ese hecho consuela bastante.
Te dejo un enlace, por si no lo conoces (seguramente lo conocerás de sobra), de una página de temática zombie: cortometrajes, noticias, estrenos de cine, un podcast zombie y sobre todo comics.
El sitio está un poco parado, pero conserva la base de datos de comics y puedes descargarlos. Hay cientos de ellos, muchos traducidos al español y otros en inglés (descarga Pieces for Mom, es brutal).
Bueno no me enrollo más aquí tienes el enlace:
http://www.zomicz.com/

¡Saludos!

11:27 p. m.  
Blogger Vigo said...

Pues no conocía la página... ¡la red es tan inmensa!

Descargándome ahora.

"Pieces for Mom: A Tale of the Undead"

Supongo que ya que estoy, me descargaré también algo más. ;)

10:44 p. m.  
Blogger Yuri Ramírez said...

Llegué aquí por "Festín de muertos" Antología de relatos mexicanos de Zombis, y en el cuento "Los primeros atardeceres del incendio" hay una mención del libro de Bolaño, me gusta tu entrada y todo lo que se desencadena de ella, bien por tu trabajo.

8:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email