La Librería

Pequeños retales de literatura

lunes, abril 29, 2013

Joy Division -She's Lost Control-

Reconozcámoslo, tengo una cierta predilección por las historias dramáticas, y así es normal que me acabe fijando en vidas malditas, en cuanto que son vidas atormentadas. Hoy toca que hable un poco de Ian Kevin Curtis, cantante de Joy Division (la primera vez que sale el nombre de este grupo en el blog).

Ian se suicida en 1980 con apenas 23 años ahorcándose en la cocina de su casa, tenía ya una hija de cuatro años, lo que me da que pensar qué rápido viven algunas personas. Los motivos del suicidio siempre quedan para el suicida, pero se especula: su adicción a algunos fármacos, el reciente divorcio con su mujer, y por supuesto su carácter depresivo.

Entre los grandes temas que compuso me quedo con algunos como Atmosphere (también conocida como Walk In Silence), Love Will Tear Us Apart (porque a los suicidas el amor siempre les acaba destrozando), Disorder, o la oscura New Dawn Fades, pero mi canción preferida sin duda es She's Lost Control, quizás porque detrás de esta canción para mí hay una historia (seguramente detrás de cualquier canción hay también una historia, más o menos interesante, pero la mayoría no deben ser tan tristes como la que hay detrás de ésta).

Según el contó alguna vez, la canción la escribió en una época en que trabajaba para los Servicios Sociales, cuando un día una chica que vino a su oficina a pedir trabajo le dio un ataque epiléptico (por Internet la nombran por el nombre Corinne Lewis), él preguntó por ella a los familiares días después y le comunicaron que ella había muerto. Hay que decir que Ian Curtis era también epiléptico por lo que seguramente le afectó por eso doblemente. Ian sufría ataques epilépticos en sus conciertos (y para darle una vuelta de tuerca más, se dice que él encima hacía comedia sobre el asunto porque reproducía a veces con sus movimientos de baile esos movimientos epilépticos, lo que a la gente le hacía dudar de si lo que veía era parte o no de la actuación). Pero tampoco soy un experto en el tema, así que si alguien está más metido en la vida de Ian Curtis, y quiere dejar más información sobre el tema, bienvenido sea.

Después de tanta palabrería, ahora lo lógico sería poner aquí el video de la canción original She's Lost Control de Joy Division, pero es que la versión que coloco aquí es todavía más acorde con mi gusto, y considero que su versión mejora a la original que ya es decir. Y el video también es muy chulo, así que ¡a disfrutarlo!



Hank & Cupcakes "She's Lost Control"

Song by Joy Division

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger Orion said...

Buenas noches.

No está mal la versión del famoso tema de Joy Division, pero, aunque sea un tópico decirlo, me quedo con la original, que tiene más encanto y me recuerda una época de mi vida en que me dio por el punk y el post punk. Lo que más me gustaba de esas bandas (The Cure, Joy Division, Sex Pistols, Los Ramones...) era su autenticidad. Autenticidad que no encontraba en muchos grupos de glam metal y hard rock de la época, y en su manido lema de "sexo, drogas y rock and roll". Me cansé de la falsa rebeldía de esos músicos que aparecían en los posters centrales de las revistas de rock, con la botella de Jack Daniels en una mano, el porro de marihuana en la otra y la groupie despampanante, enfundada en un ceñido y minúsculo vestido de cuero, babeando a sus pies: mercadotecnia y fachada.

Un buen día alguien te cuenta que Ian Curtis se suicidó, y uno piensa: joder toda la mierda que vomitaba en sus canciones era verdad, no se trataba de una impostura. Y con catorce o quince años construyes un mito y te regocijas imaginando que te echas la soga al cuello, mientras piensas en la cara que pondrían tus padres si te viesen oscilando como un péndulo, con la lengua colgando y los globos oculares fuera de sus órbitas...

Veo que el suicidio es algo recurrente en tus últimos posts. Hace mucho tiempo me gustaba darle vueltas a ese tema y barajaba las ventajas e inconvenientes de las muchas y variadas maneras de quitarse la vida. Eso fue hace mucho, ahora me entretengo en otros menesteres más sanos y edificantes, como el cine, la lectura y emborracharme con los amigos de vez en cuando.

A mí también me atraen las vidas malditas. Quizá por eso me gusta tanto el realismo sucio de Bukowski, Fante, Gutiérrez o Fanetti. Me encantan los personajes de las novelas de Onetti, que se pasan todo el día bebiendo y fumando, tumbados en la cama y divagando sobre lo que pudo haber sido y no fue, relatando su vida de corredor de fondo que no pudo llegar a la meta, sin dramas ni arrepentimientos, tranquilos, con la serenidad del deber cumplido, dejando pasar el tiempo, esperando a la muerte.

¡Saludos!

10:34 p. m.  
Blogger Vigo said...

Pues si a los quince años ya escuchabas esto si que eras un adelantado, porque yo a esa época creo que oía más a cantantes como Madonna, Sandra o Samantha Fox. Tenía especial gusto hacia las voces femeninas por aquella época. Ahora aunque tampoco renuncio al gusto de esas cantantes, mi gusto a evolucionado a grupos más potentes. Pero aún así me he quedado con el deje ese de mi adolescencia, que muchas veces cuando oigo la misma canción cantada por un hombre o por una mujer, me quedo con la versión femenina.

Desde luego los punks eran más auténticos que la gran mayoría de grupos musicales que han existido, aunque para mi es complicado meterme en este tipo de valoraciones, y generalmente prefiero verlo todo desde un punto de vista algo superficial, y ahí entra si me gusta o no me gusta como suena la canción y si me gusta o no me gusta la letra (encima cuando es en inglés leo mucho mejor de lo que escucho, por lo que si no veo escrita la letra muchas veces no sé de que está hablando la canción).

De todas maneras lo que sí tengo claro es que en cierta manera uno de los motivos básicos por los que escribo en este blog, es para recordar vidas que fueron olvidadas y ahí entran especialmente las vidas trágicas de algunos suicidas, que sufrieron tanto que acabaron poniendo fin a sus vidas. La mayoría de estos, sin hijos que los recuerden o una gran obra que al menos los respalde.

A mí me gusta aportar mi granito de arena para intentar rescatarlos del olvido, porque quiero con mi gesto de recordar su obra, demostrar que sus vidas no fueron en vano y que sus nombres no serán olvidados.

Al escribir sobre suicidas no pretendo recaer en el debate sobra la ética del derecho al suicidio, sino más bien en incidir sobre los motivos que llevaron a tal o cual escritor al suicidio. Para quizás acercarme un poco más a ellos, a los motivos que los llevaron a suicidarse.

Por supuesto también hay una parte morbosa en mi gesto, pero bueno, yo siempre he pensado que mi manera de observar a los suicidas tampoco es que a mí me deprimiera ni nada por el estilo, así que creo más o menos puedo acercarme a estos temas con la misma afectación con que me como una hamburguesa.

En el fondo será que soy un tipo frío ja,ja.

Gracias por comentar Orion, me ofreces puntos de vista bastante curiosos, que después hacen que yo reflexione... y me enrolle como las persianas. xD

3:29 a. m.  
Blogger Orion said...

Siempre me he decantado más por el rock que por el pop. ¿De verdad oías a Samanta Fox? A mí, con 14 años, me ponía cachondo Samanta Fox ;)

En el instituto yo llevaba el pelo largo (la alopecia aún no había hecho estragos en mí) y me juntaba con heavys y punks, es decir, con los más raritos de la clase. Por las tardes, después de comer, le pegábamos a las litronas y jugábamos a los futbolines y al billar en los recreativos. A veces me pregunto cómo no me he convertido en un alcohólico. Ahora no bebo ni una décima parte de lo que bebía en mi adolescencia.
Entre los grupos españoles que más me molaban estaban: Baron Rojo, Obus, Ñu, Platero y tú, Extremoduro, Angeles del infierno, Rosendo... Como puedes ver, nada de Marta Sánchez, ni Mecano, ni Hombres G, que estaban todavía de moda por aquel entonces. Con el paso del tiempo, fui incorporando otros estilos, como la música de cantautores: Sabina, Pedro Guerra, Rosana... En cuanto al Pop, poquito, algo más que antes, pero poquito.

Es normal que tuvieras predilección por las voces femeninas, si escuchabas más pop que rock, pues la mayoría de las vocalistas las encuentras en el pop, a excepción del metal gótico. Recuerdo que me llamaba mucho la atención cuando descubría una banda de Heavy en la que cantase una chica, y no en los coros precisamente, sino como solista.

Te mando un enlace de King Diamond, uno de mis ídolos de juventud (aún lo escucho de vez en cuando). El bueno de Diamond lleva más de 30 años “aterrorizándonos” con sus discos. Cada disco es una historia de terror, con su planteamiento, nudo, desenlace, puntos de giro. Las canciones son como los capítulos de una novela. King Diamond hace todas las voces de los diferentes personajes que intervienen. Aunque su estilo no esté entre tus favoritos, seguro que no te deja indiferente. Tuve la oportunidad de verlos en directo en Granada, hará unos diez o doce años. Mereció la pena por el show que montaron: convirtieron el escenario en un cementerio, con una verja de metal que lo separaba del público, y toda una escenografía de bailarinas siniestras, monjes espectrales y seres de ultratumba…

http://www.youtube.com/watch?v=LuevYEJXRnM

¡Saludos!

5:34 p. m.  
Blogger Vigo said...

Bueno, ya te digo... yo escuchaba a Samantha fox, a Eight Wonder, Bangles, C.C. Catch, Belinda Carlise, Transvision Vamp, Mecano también por que no decirlo, pero mi musa absoluta era la cantante alemana Sandra Lauer. Y de vez en cuando aún me pongo a escuchar algunos de sus discos.

En el instituto iba más bien con la gente del montón, y siempre me he llevado bastante bien con los frikis más inteligentes que eran repudiado por gran parte del resto de la clase (lo cual me mete a mí también quizás en el mismo saco). Lo que nunca he ido era con los grupos más "radicales" o más "gamberros", creo que porque siempre he tenido una cierta timidez o cobardía a lo desconocido, lo cual deriva en una sentimiento de responsabilidad y de abstenerme de hacer demasiadas locuras.

Ya en la Universidad comencé a oír a grupos más fuertes, como Extremoduro -que me encanta- o a introducirme en el Metal con grupos con grupos como Scorpions (del cual debo tener casi toda la discografía en vinilo) o Paradise Lost (que también es un grupo bastante suave, porque aunque tiene canciones más heavys, también tienen otras más suaves como "One second"). Pero tú llegaste al heavy mucho antes que yo, y profundizaste también en los grupos clásicos del Heavy, cosa que yo no he hecho demasaiado, aunque poco a poco, a mí que me gusta saber de todo, y mis gustos acaban siendo muy dispersos, voy descubriendo más y más grupos que me gustan.

Sobre grupos punk no había escuchado casi nada, salvo quizás los Sex Pistols (y a mí que me gusta quizás música más controlada pues no cuadraba demasiado en mis gustos, pero hace unos meses descubrí Joy Division, y la verdad es que me llevé una agradable sorpresa).

Por supuesto el Metal gótico, con mujeres al frente, y con una música bastante melódica me encanta (los CD de evanesce y Nightwish creo que casi los habré quemado de tanto escucharlos).

La actuación de este King Diamond -no me sonaba- desde luego es bastante curiosa, aunque la música se vaya un poco de mis gustos, me intriga muchísimo toda la escenografía que parece que llevan sus actuaciones. Y eso del planteamiento, nudo y desenlace de sus discos me intriga bastante. Ya le echaré un vistazo más detenidamente.

Un saludo, Orion.

10:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email