La Librería

Pequeños retales de literatura

martes, junio 07, 2005

El Cartógrafo (II)

nihil dici quod non dictum sit prius
Nada puede decirse que no haya sido dicho antes.

Hace unos meses escribí un pequeño texto acerca de un cartógrafo que inventaba una costa imaginaria a partir del recuerdo de su amada. Pensaba que las palabras habían surgido fruto de mi vena inspirativa. Pero ojeando el libro “Breve Guía de Lugares Imaginarios” de Alberto Manguel y Gianni Guadalupi, me he dado de bruces con un fragmento que en algún momento de mi vida debí haber leído. Estas cosas en cierta manera me maravillan y me horrorizan. Esta claro que a veces uno necesita olvidar para tener la ilusión que está creando. Emerson dijo alguna vez: "la poesía viene de la poesía", y seguramente tenía razón. La memoria es una cualidad importante en la escritura, pero de igual manera para la inspiración debe serlo el olvido (sepan que esto lo debió decir Borges o al menos sería fácil atribuírselo).

“En 1923, un grupo de zapadores ingleses estaba midiendo una zona casi inaccesible del continente africano. Al final de un duro día, an­siosos de volver al campamento base, cayeron en que aún quedaba por medir una pequeña colina. Uno de ellos, el más imaginativo, propuso que terminaran el trabajo más tarde, de regreso en el cam­pamento. Su sugerencia fue aprobada. Armado de un par de tijeras, el cartógrafo recortó de una revista el dibujo de un elefante, trazó su contorno en el mapa, y completó así la colina cuyas medidas nunca fueron tomadas. El monte en forma de paquidermo puede verse aún hoy en el ángulo noroeste de la página 17 de la serie cartográfica 1:62,500 publicada por el Real Instituto Geográfico Británico bajo el título África: Costa de Oro.”

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hola Dani, soy Sonia...
tu costa es tremendamente más bonita...
y sí, hay veces que lees cosas de genios personales y dices, mierda, a mi eso tb se me ha pasado por la cabeza...
es un extraño sentimiento entre el orgullo y fanfarronería ególatra y fustración de tener que compartirlo con uno mismo...
al menos yo he sentido eso alguna vez...
Un saludo, ah y ayer conseguí entradas de U2...
ya ves que me conformo con poco para sonreír...

SalU2

2:09 p. m.  
Blogger Vigo said...

Gracias Sonia, yo es que me tomo la vida con más sentido de humor (que lo sepas ;-)).Así que cuando me pasa algo parecido me lo suelo tomar como una broma del destino.
A veces puedo sentir envidia, pero mi envidia suele ser siempre lo suficientemente sana para no ser preocupante.
Conseguir las entradas de U2 no es moco de pavo...
¿Y el all i oli? (Es una pregunta retórica, que luego me meto donde no me llaman y acabo recibiendo).
Un Beso.

12:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email