La Librería

Pequeños retales de literatura

lunes, diciembre 31, 2007

Crítica a las armas

Vamos a hacer una serie de posts temática. Se me ha ocurrido elegir una de esas campañas que vemos por la televisión. Todo sea por alejarnos un poquito de las fechas Navideñas. El tema escogido será el declarar claramente un “No a las armas”. ¿A que se debe este sutil cambio de aires? El frío congela el alma... Y es que si por mi fuera, tanto Papa Noel como los Reyes Magos estarían ya suplantados por aquel Jack de Pesadilla antes de Navidad.
¡Sí! ¡Que se la va a hacer! La Navidad me parecen unas fechas deprimentes. Y prefiero mil veces más un calabaza de sonrisa afilada que ese jojojo del viejo gordinflón de pijama rojo.
No tiene nada que ver con el consumismo ni con el hecho de hacer regalos (ahí sólo me agobia el tener que comprarlos). Tiene más bien que ver con el exceso de lucecitas colgadas en las calles que será que me llevan a un estado hipnótico cercano a la melancolía. Sé las causas y puede que también sepa el remedio, pero bueno, uno no tiene tiempo de intentar remediar muchas cosas así que la vida se ha de coger al vuelo. Por ejemplo, tal vez no debería estar escribiendo estas líneas por muy escuetas que sean, y sin embargo lo hago, porque me divierte.
Pero ¡basta de analizarme! Es mucho más divertido ver como se analizan los demás (recomendable no caer en excesos, véase criticar a los demás, para ello sólo recomendable en píldoras de GH o con la dosis siempre controlada).
Reconduzcamos… podemos reengancharnos con el post anterior y juntarlo a este psicoanálisis de bajo presupuesto que comienza a adueñarse de mis palabras. Feinmann tiene un libro espectacular que lleva el nombre de Crítica a las armas. Es un libro tal vez deudor del Crimen y castigo de Dostoievsky. Pero Feinmann tiene más de psicoanalista que este segundo, y es normal que el monólogo catártico de su libro llegue a unos niveles superiores al menos en lo que respecta a derrotismo frente a la vida. ¡Claro! Todo el libro se desarrolla durante el comienzo de la dictadura de Videla y eso pesa.
Y puestos y resumiendo que es gerundio, que mi grito en contra las armas, también sea válido para ir en contra de los ejércitos; contra las dictaduras; contra las opresiones. Y en general contra toda falta de libertad.
Se me ocurre también rendir homenaje con estas palabras a la reciente asesinada exministra de Pakistán Benazir Bhutto.
Y me retiro… Como dice Confucio: demasiado por hoy....



La imagen es del artista gráfico Guido Poggi. En la página de Image Imaine se pueden ver algunos de sus ocurrentes montajes.

Etiquetas: ,

3 Comments:

Anonymous creditos said...

¡Se acabó la Navidad! Gracias a Dios.

Ya está. Ya pasó todo.
Se acabaron los hipócritas deseos de paz y amor.
Balance: 100 muertos en las carreteras, 3 víctimas de la violencia doméstina, algún asesinato fruto del consumo excesivo de alcohol.
Se batieron los récords de reyertas familiares en Madrid la noche de Nochebuena.
Como siempre.

¡Feliz No navidad!

12:55 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Primero que nada... El libro de Feinmann se llama "La critica de las armas" Que significa todo lo opuesto a "Critica a las armas" Segundo, la historia se desarrolla durante el 2002. Lee el libro antes de comentar pavadas

3:23 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Coincido con el comentario anterior y hago hincapié en el error, por no decir horror, del titulo de la obra. La trama se desarrolla durante el 2002, hechos conocidos, mediaticamente, se detallan; aunque por otra parte a partir de esta fecha el personaje retrocede en sus recuerdos y narra sucesos de la dictadura… Recomiendo el libro, pero les doy un consejo, traten de leer la sinopsis original del libro, puesto que si uno lee un comentario no deja de ser subjetivo. De la Gaya

7:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email