La Librería

Pequeños retales de literatura

sábado, noviembre 14, 2009

Lógica difusa aplicada a la vida real

A usted lector que llega a esta bitácora le anuncio que todo lo que lea a partir de esta línea es hermosamente falso. Hoy al menos nos refugiamos en el sabor de las dulces mentiras y abominamos de las verdades absolutas. Así que partimos de la base de que cualquier cosa que diga no tiene mayor valor de lo que se dice una vez para no volver a ser repetido.

Sí, les voy a mentir. ¡Ni pentotal sódico, ni narices! Ya que meto una moneda en la gramola para que esto suene –después de tantos días-, no me pidan que me revuelque en esa sucia realidad que compone la sinceridad más descarnada, porque esta aquí estos días es un valor que está en franca decadencia. Recuperando aquel ensayo de Oscar Wilde, que hablaba de decadencias; el verdadero arte esta hecho de mentiras.

A fin de cuentas toda mentira es una verdad mal interpretada. El maniqueísmo de la dualidad verdad/mentira es falso, la realidad está compuesta de un abanico de grises. Y si todo lo que escribo es puramente falso, es que tal vez les cuide demasiado, y no quiero que ese fulgor que emana de las verdades absolutas les acabe dejando ciegos.

Una vez me contaron un secreto que no debía contar, y a uno de mis mejores amigos le debieron contar supuestamente el mismo secreto en lo que supongo otra noche de locura y alcohol. Ambos fuimos cargados con el peso de la verdad, y ambos desde ese momento fuimos celosos guardianes de esa oscura realidad que con los años llegó a ser mucho más lejana de lo que abarcaban nuestros más inmediatos recuerdos. Pero aún así hubo días de nostalgia, en los que él y yo nos acercamos al tema y que por ley natural tendrían haber salido a flote y desvelados aquellos antiguos secretos. Pues no, a ambos nos han educado para actuar como tumbas. Aunque después de tantos años intuíamos que los dos compartíamos el mismo secreto, hicimos como esos gatos que se observan atentamente mientras andan en círculo. Eso sí, entre risas. Intentando no dar un paso en falso. Y creo que si el me hubiera preguntado directamente yo le hubiera tenido que mentir. La ley de Coughlin dice, si te preguntan una verdad que no quieres decir, tendrás que responder con una mentira, aunque ambos sepáis que la respuesta es absurdamente falsa. Y la ley de Coughlin segunda parte, dice que aunque te pillen en falso hay que negarlo siempre.

¿Por qué uno de tus mejores amigos te puede obligar a mentir? La respuesta es sencilla, se protege siempre a terceras personas. Esas terceras personas suelen ser mujeres que pasaron por nuestras vidas, y que aunque ellas hayan ya desaparecido ya de nuestros caminos, el vínculo de ese viejo secreto permanece. Por una sencilla razón: porque una vez las amamos, y porque una vez les hicimos una promesa.

Y es que las promesas son sagradas, y la verdad es una puta basura. Y además suele hacer daño.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Vamos, vamos, como le cuesta largar los chismes !! cuente, cuente!!

1:09 a. m.  
Anonymous Libros said...

En Libros y Literatura hemos organizado un sorteo de libros y un concurso de reseñas literarias, en el que todo el que quiera puede participar. El premio para cada ganador es un lote de libros valorado en 249€. Tienes toda la información en http://www.librosyliteratura.es/libros-2009.html

Creemos que esta información puede ser útil para ti y para tus lectores, y te agradeceríamos que le dieras la mayor difusión posible.

Un cordial saludo,


Libros y Literatura

2:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email