La Librería

Pequeños retales de literatura

viernes, febrero 25, 2011

Ella y el Grial de Roberto Faure

Me he propuesto esta semana ser aplicado y hacer varias reseñas de los libros de varios amigos a los que en cierta manera me comprometí, y que por pereza van pasando las semanas y nunca encuentro el momento. Al final me he dicho, que antes que el olvido socave los ya menguados recuerdos que conservo de estas lecturas, estaría bien escribir unas líneas para dejar constancia que esos libros pasaron en cierto momento de mi vida, por mis manos.

Roberto FaureEl primero del que voy a hablar es el libro de Roberto Faure, Ella y el Grial, publicado por Espasa-Calpe allá por el 2006. Con Roberto compartí algunos días la experiencia de navegar en el Karippa II hace tan solo unas semanas, y mientras navegábamos, filosofábamos e intentábamos arreglar el mundo, aproveché por supuesto la oportunidad para hablar sobre su libro a medida que lo iba leyendo (tampoco se crean que hay muchas más cosas que se puedan hacer en un velero, salvo orientarse correctamente, mover las escotas de vez en cuando para ganar algún nudo de velocidad y tirar los anzuelos al mar con la esperanza de pescar algún tipo de pez indeterminado).

Roberto Faure es un filólogo-traductor, que nació en Francia; se crió en Africa (en un país cuyo nombre no quiero –o no puedo- acordarme), y fue adoptado finalmente por el sol alicantino. Es especialista en onomástica y toponimia, y en general tiene un bagaje cultural suficientemente intenso para que sea una de esas personas de las que uno siempre está aprendiendo, ya que es una continua fuente de curiosidades históricas y etimológicas, por lo que si le das un poco de carrete, Roberto se pone a hablar fácilmente.

El libro Ella y el Grial narra como bien dice el título la historia de dos obsesiones la de “una ella” y la de “un Grial”. Un título quizás demasiado conciso para mi gusto pero que desde luego no engaña.

Arturo conoce a una desconocida en el metro con la que apenas intercambia una sonrisa y unas pocas palabras (me acordé cuando lo leía esta escena del cuento de Cortázar Manuscrito hallado en un bolsillo). Pero este breve encuentro obsesiona a Arturo lo suficiente, para poner todos los medios a su alcance y poder volver a encontrar con esta desconocida de la que ha perdido la pista. Encontrará de nuevo a Angela –la bella desconocida- y poco a poco irá inmiscuyéndose en su vida y desentrañando el extraño comportamiento que parece seguir esta chica que el anhela.

Angela
por su parte, tiene su interés enfocado hacia el Santo Grial que se conserva en la catedral de Valencia. ¿Sabían de esta historia? Por si es que no, no se preocupen que yo se la cuento: existen varios posibles griales en el mundo, pero dentro de la desconfianza que pueden producir este tipo de asuntos sobre santas reliquias, es justo reconocer que el de Valencia tiene más papeletas que otros para ser el verdadero. El despiste por mi parte es que he estado un par de veces en dicha catedral y no tenía ni idea que en una vitrina se conservaba el cáliz que supuestamente Jesucristo utilizó en la Ultima Cena. Quizás poca publicidad ¿no? Diría que los “publicistas” de la Sabana Santa le han sacado mucho más partido a su vetusta tela.

Arturo y Angela verán sus destinos unidos, y ambos se embarcarán en una aventura de acción y misterio, cuyo propósito será desvelar el enigma que se encuentra detrás del Grial. Arturo en su periplo tendrá su propio camino particular, que le enfrentará a sus inseguridades y a sus dudas sobre la fe.

El libro está entretenido. Me leí rápidamente las casi cuatrocientas páginas que lo componen y en ningún momento estas se me hicieron pesadas, cosa que me suele suceder con la mayoría de libros voluminosos que acabo leyendo. Escrito en primera persona, y aunque este es un tono que no me suele gustar -prefiero en principio una lectura menos directa y más tangencial-, en este caso me parece adecuado, ya que le permite al lector avanzar a la vez que lo hace Arturo en la historia (es una técnica de identificar al lector con el protagonista). Aparte que tanto el tono socarrón de Arturo, como sus dudas existenciales redundan también en este proceso de identificación. Y es además este tono cachondo y coloquial el que aleja a esta novela de aquellas otras paralelas al Codigo da Vinci de Dan Brown, que ya acaparan su pedazo de tarta en el mercado editorial.

Sobre el final del libro tengo mis discrepancias. Es algo que me suele pasar habitualmente cuando leo un libro o cuando veo una película, así que tampoco es una reacción demasiado original, pero… tampoco puedo aclarar mis inquietudes a riesgo de meter un enorme spoiler. De todas maneras, esta vez al tener el privilegio de poder dialogar con el autor de la obra, al menos le comuniqué mis inquietudes. Roberto no me terminó de convencer, pero al menos entendí sus argumentos. Además, entiendo que en cierta manera el protagonista no deja de ser un reflejo del mítico Parsifal –o Perceval- y la estructura del libro está basada en el famoso cuento del Grial de Chrétien de Troyes, del que surgen la mayoría de leyendas artúricas que conocemos hoy en día (ante tal propósito uno en cierta manera rinde su capacidad imaginativa por una intención mayor que a la vez obliga a encorsetar la historia en unos determinados parámetros).

Me imagino que la otra fuente del imaginario artúrico que tiene el pueblo llano, bastante más actual esta otra que el libro de Chrétien de Troyes, es la película Excalibur que rodó John Boorman (basada en el libro de Sir Thomas Malory). ¡Y es que mira que he visto una y otra vez la escena en que Arturo acude a liberar el castillo sitiado (4:50), pero no puedo evitar conmoverme cada vez veo a Arturo cabalgar con sus caballeros a ritmo del Carmina Burana!

Me hizo gracia encontrar en Angela trazos de la especialista en el ciclo artúrico Victoria Cirlot (los ojos verdes me dieron la clave). La otra mitad del personaje femenino, tal como me confesó Roberto, está basado en la simpática y bella mujer de Roberto, con la que compartimos una comida en el chalet de ambos.

Y nada más que decir, solo que si quieren una lectura entretenida mucho mejor que muchas otras que hay en el mercado con temática parecida, pues casi mejor que elijan Ella y el Grial, que además de divertirles, al menos les servirá para aprender muchos datos que rodean la leyenda del Grial.

Ah! Por si no lo conocían, les dejo aquí el link al divertido Generador de novelas de Dan Brown. Acabo de hacer una prueba y este ha sido el resultado obtenido.

Dan BrownDan Brown

Y aprovecho por eso, para hacer algunos agradecimientos sobre mis días en la mar:

Gracias a Roberto, que entre otras muchas historias me explicó la leyenda del tajo del gigante Roldán.

Gracias a Lorenzo –marinero internauta- que apenas me dio una tregua entre discusión y discusión, pero con el que me reí mucho (y que aunque me pongas contra las cuerdas… ¡No! ¡No tienes razón!)

Gracias a Javi, que se le echó a faltar tras su deserción. Y que siempre previsor cambió la inseguridad del viento y la caña, por la seguridad que da el volante y la gasolina. Esperemos que al menos recuperara rápidamente sus puestos de ranking.

Y gracias a Antonio (Oh capitán mi capitán) con el que compartí todo el viaje, y que me hizo reír una y otra vez con sus tonterías. Al que aparte de debo básicamente el viaje en sí, le debo otras más específicas, como sus inestimables clases de pesca (tanto divertidas como inútiles). Y sus inolvidables lecciones en caza mayor (la del sexo opuesto ;P)

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Hay quizás una reescritura de la saga arturiana que merece ser leída, "los hechos de Arutro" de John Steinbeck - quien venera a Mallory, ciertamente, pero consigue una versión potable y original.

11:40 p. m.  
Blogger Vigo said...

Ulschmidt primero le digo que me tiene un poco despistado con lo sucedido con su blog. Tengo que investigar, por eso... a ver si entiendo bien que ha pasado. ¡Qué manera de liarnos a los carnotistas!

Respecto al libro de Steinbeck, no me acordé del libro al hacer el post, ahora recuerdo que usted ya me lo había comentado alguna vez y hasta lo he podido ver en alguna librería. Me imagino que será un buen libro, porque Steinbeck nunca me ha decepcionado.

Un gran saludo. Y sobretodo siga activo por la red, y no nos dé estos sustos, por favor.

10:24 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email