La Librería

Pequeños retales de literatura

sábado, agosto 27, 2005

Los Derechos del lector

Allá en el ya lejano 92, cuando Barcelona paseaba la antorcha olímpica, y un servidor debía de estar finalizando el instituto (más que recuerdos de la época, lo que tengo son olvidos), la editorial Gallimard lanzó a la palestra un breve libro que rápidamente fue reconocido por toda la crítica europea, el libro se titulaba Como una novela” (Comme un roman) y su autor era el francés Daniel Pennac.
¿Qué es lo que ofrecía aquel libro? Como una novela era un ensayo en el que se exponía como tesis principal el placer de la lectura (cuando se pronuncia la palabra ensayo algunos lectores se ponen a la defensiva, pero en este caso garantizo que hacerlo supondría perderse un buen libro).
Dicen que los mayores avances de la ciencia presentan la facultad que son hermosamente simples -lo difícil es que a alguien se le ocurran-, algo así ocurre con este libro. En su experiencia como docente Pennac llegó a la conclusión que para hacer nuevos lectores no hay que obligar al niño a leer lecturas aburridas, sino contagiarle el amor por la lectura. ¿Por qué sino la mayoría de los lectores suelen haber tenido unos padres también lectores? A modo de conclusión, diriamos que tiene mucha más importancia entusiasmar al alumno para que comience a leer por puro placer, que pasarse todo un curso intentando calificarlo como buen o mal estudiante.

Las conclusiones de Daniel Pennac quedaron plasmadas en su conocido decálogo.

Los Derechos imprescindibles del lector


1. El derecho a no leer.
2. El derecho a saltarnos las páginas.
3. El derecho a no terminar un libro.
4. El derecho a releer.
5. El derecho a leer cualquier cosa.
6. El derecho al bovarismo (enfermedad de transmisión textual).
7. El derecho a leer en cualquier sitio.
8. El derecho a hojear.
9. El derecho a leer en voz alta.
10. El derecho a callarnos.

.

Etiquetas:

10 Comments:

Blogger Lelaina said...

totalmente de acuerdo. Cuando era chica mi viejo siempre me incentivaba a leer. Me leía en voz alta, interpretabamos, leíamos en silencio. Y cuando se daba cuenta que me quedaba en la mitad de un libro, me decía: empezá otro!

7:10 p. m.  
Blogger LIRVA said...

Mi infacia transucrrió entre libros y el telenovelas, así que hacía lo que más o menos dice el decálogo, tenía derecho a no leer (ergo , veía telenovelas, jajajajajajajajaja, aunque ahora en la facultad no resulta igual,jeje), pera ay, que sería de mi sin mis libritos.
Besos, Vigo***

11:32 a. m.  
Blogger blankutxi said...

Tengo el video que buscas, del q hablabas en "llamame Lola"
Yo también he crecido entre libros...y ahora estoy estudiando en el sector editorial :)

5:38 p. m.  
Blogger Cristina said...

Un poco manidísimo el punto de partida, pero el decálogo no es malo... De lo mejor de Pennac, as a matter on fact. Gran capacidad de selección, Vigo. Asias.

7:38 p. m.  
Blogger Bardamu said...

Cuenta el anecdotario que cuando Jorge Luis Borges era profesor de Literatura Inglesa en la Universidad de Buenos Aires, por lo general no tomaba exámenes. A veces preguntaba a algún estudiante si había leido tal o cual libro (que figuraba en la bibliografía de la cátedra). Si el estudiante respondía que no, porque no le gustaba, Borges respondía: Esta muy bien, si no le gusta, no lo lea, sólo hay que leer lo que nos parezca bien.
Saludos

11:35 p. m.  
Blogger Vigo said...

A los usuarios anónimos que rastrean la web con intenciones publicitarias (supongo que con programas araña). Por dios! Nadie les pidió que entraran aquí, y me jode que ensucien mi blog con spam. Así que vayanse a la puta shit.

Lelaina,yo incluso pase de lector a volcarme en la literatura, cuando comencé a conocer gente que disfrutaba hablando de literatura.

Lirva, pero entonces tu Roberta Mayer Lirva no puedes ser hermana Enrique José Mayer, porque el me confesó que en su infancia no tenía televisor... (todo con ligero acento venezolano).
Besos

Blankutxi, Grazie, Grazie... recibido correctísimamente. Seguramente lo colgaré por aquí. Si visitas Barna Txapu y yo te pagamos unas txistorras.

Cris, me maravilla ese ojo crítico con el que miras.
De nada.

Muy bien visto Bardamu, todo ello se cuenta en el libro Borges, profesor. Pensé en poner alguna referencia, pero como cada dos por tres siempre termino haciendo referencias a Borges, esta vez decidí que mejor no molestarle con mis palabras.

11:59 p. m.  
Blogger LIRVA said...

jajajajajajaja, pobre Quique, cierto,muy cierto, Vigo.

Besitos***

8:24 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola, Vigo, navegando por internet me encontré con tu blog que me resulta sumamente agradable y "transitable".Quiero felicitarte, y como estamos en temáticas similares, te invito a visitar mi blog:
www.venialeer@blogspot.com
donde cuento mi proyecto de convertir mi biblioteca personal en una sala de lectura o biblioteca popular. Un BEso. Sylvia, de Argentina.

2:53 a. m.  
Anonymous Laura Szczapowy said...

Estoy totalmente de acuerdo con los derechos del lector. Para formar lectores debemos hacer una invitacióna la lectura, conocer al potencial lector. Lamentablemente la escuela desde las aulas obliga a leer y no siempre lo que los niños están obligados a leer es de su agrado y terminan odiando la lectura.
Soy de las que piensan que en realidad todos los niños leen. Acaso leer historietas, comics, carteles, las partes mas atractivas de un libro, revistas, paratextos, ilustraciones, no es leer?
El autoritarismo y la imposición de algún modo genera cierta violencia y resistencia en los potenciales lectores.
Podemos ser excelentes compañeros de ruta de aquellos que aún no han transitado por el maravilloso mundo de la literatura siempre y cuando nos hayamos sumergido en él lo suficiente como para ponernos en su lugar y poder sugerir, invitar para el disfrute.

2:37 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

seria genial que se establecieran y el que se publicaran y hubiera multas a la persona que no las dejara cumplir.
gracias Claudia

2:52 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email