La Librería

Pequeños retales de literatura

lunes, noviembre 07, 2005

Pálido fuego

Ya casi estamos de vuelta. Al menos hoy les contaré algo…
Intento no ver la tele demasiado, sólo películas y algunos programas tipo late-night o 59 segundos. Podríamos decir que desde hace años casi no me engancho a ninguna serie. El tiempo no da. Y la verdad es que el humor de muchos guionistas, suele ir por caminos distintos al mío. Ahora eso sí, mis gustos televisivos son bastante eclécticos. Recuerdo que comencé a ver Mujeres Desesperadas, hasta que me pareció que cada vez era más de lo mismo y que encima en cada capítulo la serie perdía fuelle. He seguido con devoción cada uno de los Gran Hermano (como diría Monegal es interesante la ratomaquia). Entiendo a sus detractores, pero a la vez pienso que no acaban de entender ese tipo de formato. Para mí, es fascinante analizar las maneras de actuar de los concursantes; participar de sus errores o de sus aciertos. Y sobretodo disfruto estudiando cada uno de los comportamientos, con las medias verdades que ellos tienen y siempre también según las medias verdades que recogen las cámaras. Recuerdo también haber seguido la Serie Odissey 5, y como de un día para otro desapareció de la pantalla inesperadamente (investigué y con decepción descubrí que la serie había dejado de rodarse en su punto más álgido). Me gustaba Friends… éste es un clásico. Otra serie que también llamó mi atención por su frescura, era Berlín, Berlín, protagonizada por la espectacular Felicitas Woll en el papel de Lolle, -que fonéticamente sonaba como el castizo Lola-.
La Lola (era en el Canal 33), era una chica que se había trasladado a Berlin, con el deseo de convertirse en dibujante de cómics, y que cuyo rasgo más característico era el caos que rodeaba su vida. El tema de fondo eran sus conflictos amorosos, pero en cada capítulo la trama podía ser bastante variada, desde ir de lo más cómico hasta lo más dramático.
 “Felicitas

¿Como no sentirse fascinado por alguien así? Lo confieso, me fascinan las mujeres pelirrojas. Cabellos de fuego que en cascada descienden sobre un cutis pálido como la nieve. Y como la pelirroja que deslumbró a Toulousse-Lautrec, supongo que yo me quedé embobado viendo las desventuras de la Lola.

Pero les diré otra cosa, para mí el nombre de lola tiene otra resonancia aún más mucho más intensa: lola después de varios meses desaparecida en el limbo de las palabras, volvió a dar señales de vida. Dice que esta preparando una conferencia sobre Cortázar y el Jazz, Ahhhh, lola, lola, ustedes no la conocen pero yo no les miento si les digo que lola es un regalo caído del cielo. Y que sus palabras son siempre un bálsamo a mis heridas; y que su sonrisas son mis sonrisas; y que ambos compartimos deseos. Y sepan que a ella le gusta jugar, y que a mi fascina tanto verla corretear, que siempre estoy dispuesto a participar de su juego. Y esto por supuesto, va por ella.

Etiquetas: ,

10 Comments:

Blogger Magda said...

Friends me encantaba, la vi mucho, como dices es un clásico. Otra serie que me gustaba (digo en pasado porque el tiempo ya no me da para más) es aquella de 4 amigas y sus vidas erótico-amorosas, y a pesar de ser tan popular ¡se me ha olvidado el nombre! Y una serie que me encantaba es Alf, jamás olvidaré cuando Alf está haciendo un rompecabezas y quiere meter a fuerzas una pieza y no va ahí, entonces la pone en el lugar y con su mano grande y peluda dice, mientras le pega fuerte para que se meta: "Claro que vas ahí, de que vas, vas", jajaja.

Lola no la he visto nunca.

Un beso para ti.

12:43 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Cortázar y el jazz? Cuente, cuente, y no se escabulla otra semana!!!

10:03 p. m.  
Blogger Vigo said...

Magda, recuerdo la especial relación que tenía Alf con los gatos, aquello tenía su gracia.
Te tengo que enviar algunas palabras porque las tuyas últimas, me sirvieron para que me acabaran de liar. Aunque confieso que las pequeñas incomprensiones que he tenido con Xalapa, siempre me han parecido sumamente divertidas.
Besos

Carles, lo intentaré, el Viernes al final fue demasiado complicado. Algún dia espero presentarle a lola. Claro, que lola suele ser la primera en escabullirse para estas cosas...

8:35 p. m.  
Blogger IHB said...

Bueno, vengo del blog del amigo Jon Mikel Altuna, repleto de una rubia francesa de ojos tristes y me encuentro con un cabello encendido posando para La Librería... Delicius.

9:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Es un gusto poder hallar páginas como esta, Vigo. Lo único que te puedo decir es que tu bitácora se asemeja más a un libro abierto y con sustancia que a los traicionales blogs que uno encuentra en la Web.
Felicidades y a echarle muchas ganas!!!

Oswaldo Lilly Sangiés
http://oswaldolilly.blogcindario.com

11:52 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡TRAICIONALES BLOGS! Errata de raza.

12:24 p. m.  
Blogger Magda said...

Jajajajaja, Vigo, que me has hecho reir. Mira, Alf pone la pieza en donde no va, pero como ya está cansado de buscar y buscar adonde si va, la pone en cualquier lugar del rompecabezas (puzzle) y le empieza a dar de golpes con su mano peluda, y dice: "ah, de que vas ahi, vas, claro que sí", jajajaja, me da mucha risa.

Alf comia gatos en su planeta, por eso siempre intenta comerse al gato de casa, aunque sabe que no debe hacerlo, pero puede más su naturaleza ;)

6:19 p. m.  
Blogger Palimp said...

Voy a mirar la serie esa a ver si la encuentro. A tú Lola, espero que la presentes algún día. Y a ti, un abrazo y una petición ¿Tomamos una cerveza algún día?

11:50 a. m.  
Blogger Vigo said...

Iván, hice el recorrido inverso, y me quedé fascinado por el rostro de Emmanuelle Béart, una actriz que desconocía, pero que a la que pueda intentaré ver una de sus películas.

Oswaldo, gracias por tus palabras, es un placer que un desconocido te diga que este blog le gusta y que de ánimos para seguir escribiendo. En el fondo ésta es una de las pocas recompensas de escribir en un blog.

Carles, yo le entiendo pero Oswaldo le mirará extrañado (esta frase me suena muy de Aurora). Ya sabe que al contrario de las ratas, las erratas son las últimas en abandonar el barco.
Pd.Siempre en las bodas nos quedará la mesa del fondo y unas cuantas erratas sobre las que reír, y con suerte no nos obligarán a hacer el trenecito.

Magda, más o menos como cuando termino comiendo con palillos en un restaurante chino, que después de divertirme un rato persiguiendo el alimento, y acabo pinchando los trocitos de comida utilizado el palillo como tenedor(el gran palillo-tenedor: nexo entre culturas).

Palimp, te envio mail en breve y concretamos dia y hora.

10:18 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿ah, no!, !el trnecito nunca!

12:30 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email