La Librería

Pequeños retales de literatura

domingo, octubre 07, 2007

La vida (III). Space Invaders.

Hace años que no entro en un salón recreativo, incluso creo que la mayoría de los que conocía se han reconvertido en locutorios, tiendas de Todo a Cien o nuevos bares. Cuando era más joven sin embargo uno de los mayores placeres de la vida era renunciar a algunas de las clases del cole o del insti para pasarlas en el bar de turno jugando al pinball o algunas de las máquinas de juegos que quedaban cerca de mi barrio, y por ende mis lugares de formación (sic). Hubiese tenido una infancia muy triste si no hubiese podido disfrutar de esos momentos.
En mi débil memoria quedan unos recreativos alejados de la mano de dios (estaban por la calle Tarragona, muy cerca de la Plaza de toros las Arenas, cuando aún ésta no había sido abandonada a su suerte), en ellos encontré una reliquia: ¡una máquina Space Invaders de las antiguas! Mientras que todas las demás máquinas bajo la tiranía de las imágenes se habían reconvertido con los años en máquinas de videjuegos mucho más potentes, en un rincón tenía aún su pequeño espacio una auténtica Space Invaders. Y lo más curioso recuerdo que incluso a la hora de hacer el Insert Coin era más barata que las demás, como si su papel en el ocio humano hubiese quedado relegado a un segundo plano.
Soy un sentimental, así que siempre que pasaba por allí, me jugaba mis pesetas en aquella vieja Space Invaders. Un día, no sé cuando ni cómo, yo también me olvidé de ella.
De todas maneras siguiendo la serie de lecciones de vida, aquí dejo una composición hecha por el Dj japonés Ken Ishii, especializado como oiréis en música electrónica. Esta divertido… ¡para que veáis que detrás de la pantalla también hay sentimientos!



En éste link de Space Invaders podéis jugar al juego en su forma más clásica. Y en este link se puede también un video muy cachondo y muy original del artista Guillaume Reymond pero mejor no digo nada para que os llevéis la sorpresa inicial.

Por último, algo que yo también he descubierto cuando escribía este post, existe otro artista que ha hecho algunas intervenciones en la misma Barcelona, poniendo mosaicos con marcianitos en los lugares más insospechados. El artista se hace llamar Space Invaders mismamente. ¡Por Dios realmente si que nos están invadiendo! En este blog hay alguién que se ha entretenido buscándolos por la ciudad.

Ahora que miro la foto del Palau de la Música con el mosaico del marcianito, y si que recuerdo algo vagamente sobre que el ayuntamiento había retirado un elemento decorativo colocado ilegalmente...

Etiquetas: , , ,

3 Comments:

Blogger Isabel Romana said...

Muchas gracias por hacerte eco de la desgracia de Carlos A. Gamboa y de haber puesto ese fragmento del poema a su hija. También a mí me impresionó profundamente. Gracias también por tu visita. Un cordial saludo.

6:36 p. m.  
Blogger El Toro de Barro said...

En los años -ya remotos- en que fui chaval, solía gastar mi tiempo en los futbolines que estaban enfrente del colegio de curas en que estudié. Hoy, al calor de tus palabras melancólicas, he llegado incluso a notar su olor a zapatillas deportivas y a cáscaras de pipas en el suelo. Eran años aquellos -los sesenta- en que las máquinas electrónicas eran un sueño, y en la que las novias se dirimían con un palo de villar. Todavía recuerdo mi cartera apoyada en la ventana, esperando la hora en que era mandando partir...¡cuántos recuerdos de pronto, y qué difícil salvar la vida con cuatro palabras...!

Un fuerte abrazo
Carlos

1:53 p. m.  
Anonymous Chimo said...

Felicidades por el blog, muy interesante. Aquí te dejo una página que documenta la invasión de space invaders en barcelona:

bcn-invaders.com

8:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email