La Librería

Pequeños retales de literatura

viernes, mayo 16, 2008

La estrategia de la araña

“Hoy las arañas me hacen cálidas señas desde
las esquinas de mi cuarto, y la luz titubea,
y empiezo a dudar que sea cierta
la inmensa tragedia
de la literatura.”

Lo escribió Leopoldo María Panero seguramente mientras se dopaba con unas cuantas pepsis y mientras alimentaba un futuro cáncer de pulmón. De algo hay que morir pensará, y para sentir dolor, mejor loco que cuerdo.

No tengo muy claro lo que voy a escribir solo que acabo de leer este verso de L. M. Panero, y al coincidir las palabras “tragedia” y “literatura” me ha sonado tan grandilocuente que he decidido hacer una pequeña parada. Pero no me hagan pensar demasiado, que sólo quiero “enpanarme” un poco, y dejar que la locura también me libere a mí.

Miren que una arañita se muestre amistosa, derrota cualquier impulso aracnofóbico y provoca hasta cierto candor. Pero nada que ver con el también sufrido Dostoievski que en los Endemoniados escribió:

“He pensado que algún día me llevarías a un lugar habitado por una araña del tamaño de un hombre y que pasaríamos toda la vida mirándola, aterrados.”

No, sin duda no me van los extremos. Tiene que haber una araña de tamaño medio. Ni mucho, ni poco. Algo que no nos aterre y con la que no nos veamos obligados a compartir juegos. Ahhhhhh!! Mi mente construyó la red en mi cabeza, y ahora saco ya el capítulo que faltaba y lo voy tejiendo (despertó de su letargo la araña que hay en mí, y cuando la telaraña esté terminada, tal vez entonces te atrape, lector).

¿Conocen ese cuento infantil que se llama La telaraña de Carlota? En él una araña simpática salva a un cerdito tejiendo palabras en su telaraña. Pues eso, la moraleja es que aquí también la araña nos salvará de la trágica literatura.
Junto al trailer de la película de paso encontré otro con el inigualable Hommer Simpson como protagonista. ¿Dije inigualable? Bueno ya sabemos que la realidad siempre nos sorprende, y si no intenten explicarle a alguien los trágicos sucesos protagonizados por el monstruo de Amstetten.

Aclaro por concatenación de ideas otras etimologías de cerdo: en inglés pig (cuidado con M. que no sabe diferenciar entre una chica “pink” de hacer un “ping”). Los franceses comparten vocablos con los catalanes y los denominan igualmente “porcs” y los argentinos que son muy suyos utilizan el simpático “chancho”, que tanto suena a colegueo (carnotícense un poco).

Sea como sea hay otras arañas menos perezosas, que día a día peinan la red y que se encargan de ordenar todo este batiburrillo de links. Las más trabajadoras, o las más eficientes al menos, corresponden a las spider que posee google y que peinan día si y día también la red.

Google desde luego es todo un modelo donde mirarse, para cualquier otra empresa que quiera funcionar eficientemente a la vez de mantener a sus empleados contentos.

Hoy el coreano Dennis Hwang que se encarga de hacer los logos con los que Google -al menos, mientras nadie me desmienta- nos sorprende cada dos por tres, dejaba patente su arte con este nuevo diseño en el que tejía las letras que componen el nombre de Google con haces de láser.

Google

Efeméride: El 15 de mayo de 1960, Teodoro Maiman puso en funcionamiento un láser por primera vez en la historia.
(L.A.S.E.R. que significa Light Uhmmm no-se-qué, el resto del acrónimo no lo recuerdo... pero ahorita lo busco: Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation)
Los Logos de Google se pueden ver en varias webs, la pena es que no he visto ninguno que los tenga actualizados.

Lo vé, si siguió leyendo y llegó hasta aquí es que quedó atrapado en mi red. ¡Vaya con cuidado, que mi tarea es mantenerle ahí mientras se va muriendo! No les contaré como la araña se encarga de libar el cuerpo de la víctima desecándolo lentamente, pero ya les anuncio que el proceso es algo desagradable, y demasiado indigesto -es un proceso alimenticio muy lento- para extenderme aún más.

¿Sienten ya mi cálido aliento? Contesten. Una idea:

“No es que tenga miedo a morirme. Es tan sólo, que no quiero estar allí cuando suceda”.
Woody Allen.

Etiquetas: ,

3 Comments:

Blogger letras de arena said...

Me cuesta escribirte un comentario, aún me estoy despegando estas malditas telarañas, no sé si podré escapar.
Un saludo aracnido.

4:02 p. m.  
Blogger salvajuan fernandez said...

He llegado aquí buscando información sobre Gaspar Camerarius. ¿Quién era?

4:09 p. m.  
Blogger Ulschmidt said...

Yo no sé quien era Gaspar Camerarius. Como Letras-de-arena me quedé pegoteado - su telaraña fue atrapante, espero que el proceso de libación sea con anestesia de dentista o como dijo Allen, es mejor no estar allí.

3:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email