La Librería

Pequeños retales de literatura

jueves, diciembre 03, 2009

Lo que veo de la tele

Se alinearon los astros, la luna ascendió hasta alcanzar su cenit, mientras Venus caía bajo el influjo de Géminis -con Póllux llorando la muerte de Cástor- y todo ello con ascendente sagitario. Por eso escribo –y porque estoy contento ja,ja. Vamos! Que actualizar me cuesta un mundo o quizás media sonrisa. Les confieso que muchas veces comienzo los posts, los escribo y cuando sólo queda pulirlos un poco, los dejo que se pudran bajo la luz tibia de mi ordenador. Debería rescatar los cadáveres…. Lo sé. Queda el consuelo que a veces lo hago.

Dentro de un rato me he propuesto ir a una lectura de textos que monta nuestra argentinísima Marcela, y por la invitación que me han enviado, leerán sobretodo poemas de Federico García Lorca. Más información en el blog de Polifemos.

Qué decir? Pues que me perderé la gala de Gran Hermano 11 y en especial el testimonio de esa bella loca que enfermó de celos llamada Indhira. Sí, si, lo tengo que decir, aunque sea con la boca pequeña, porque este tipo de declaraciones te ponen en la palestra, para burla y escarnio de todos aquellos que no le conocen a uno. Pues sí, siempre que he podido he intentado seguir todas las ediciones de GH. Me fascina el formato. Y me siento afortunado a que en España sea el único país que ha llegado a esta onceava edición (supongo que gran parte del mérito es atribuible a la carismática Mercedes Milá). Además, este año ya me siento un sibarita de GH, intentando seguir los posteos de gente como Gato o Senador.

Apenas veo nada más de la tele, salvo películas que me baja la mula (que no se le ponga muy cerca la ministra de Cultura Ángeles González Sinde, que últimamente está muy caprichosa y a la mínima reparte coces). Quise ver Flaswforward por las expectativas, pero ha sido un globo que se ha deshinchado en apenas unas pocas semanas. Diablos!! Qué desvarío continuo en el que entraron los guionistas!! Y evidentemente, el público no es idiota y se da cuenta. Yo también soy de los que he dejado de verla, creo que si tengo la ocasión me compraré el libro en el que está basado la serie, y seguramente será bastante delirante.
Me quitaron las geniales Chicas Gilmore, y al menos nos queda el consuelo que parece que en breve van a poner los capítulos nuevos de House. Dicen que ahora se hacen mejores series que películas. Pues la verdad es que no tengo demasiado que objetar respecto a la baja calidad de muchas películas (lo más desesperante es que muchas se gastan el dinero en grandes efectos especiales, y no son capaces de contratar a un puñetero equipo de guionistas que tenga algo de luces), pero la verdad es que en lo que respecta a la calidad de las series pues tampoco tengo mucho que alabar. Casi todas me aburren a partir del tercer o cuarto capítulo. Eso mismo me ocurrió con Lost (Perdidos). Más o menos creo que pude llegar quizás al décimo capítulo antes de que la serie me desesperara. Sin embargo personas en las que coincido bastante el gusto esta serie parece que les ha atrapado. Creo que la discrepancia se basa en que yo odio los cabos sueltos, y me agobian las series en que todo se complica hasta extremos inimaginables. Mientras que a los que les gusta basan más su gusto en el suspense de cada capítulo y disculpan –de hecho aplauden- las inimaginables imbricaciones con la que les obsequian los guionistas en cada capítulo.

Es algo que he aprendido de GH, cuando discutimos si nos gusta tal o cual persona, de hecho lo que estamos desvelando es a que le damos y no le damos importancia. Quizás parezca de perogrullo, pero la conclusión es que somos de una manera y a partir de ahí creamos nuestros gustos. Se puede decir también al revés “nuestros gustos nos definen como somos” pero el matiz es este, que la flecha va en dirección contraria. ¿Aún no entendieron? Pues algo parecido ya dijo Borges “un escritor crea sus propios precursores”, así que pidanle a él las explicaciones correspondientes, que lo mío es mucho más supérfluo.

No sigo Perdidos, y si hago zapping y aparece la serie, siempre me veo a alguien prisionero de otros (la mayoría ni los conozco lo cual tiene guasa porque supuestamente yo comencé a verla y se trataba de unos supervivientes que estaban en una isla que parecía desierta). Y me digo: joer, siempre con lo mismo. Sin embargo esta promo de la sexta temporada me encantó, quizás porque me recordó el poema Ajedrez de Borges, quizás por la música de Radiohead. Bueno la dejo aquí para que la disfruten.

El biólogo Thomas Huxley una vez escribió “El tablero es el mundo; las piezas son los fenómenos del Universo; las reglas del juego constituyen lo que conocemos como leyes de la naturaleza.”Y claro, Thomas era el hermano de Aldous, quién escribiría su Mundo feliz, y que de alguna manera inspiraría a George Orwell a escribir su 1984, y de ahí a Big Brother sólo hay un pequeño paso catódico.

Y mañana! hablaremos del gobierno… Ay no! Que en este blog preferimos hablar de la caja tonta.




AJEDREZ
I
En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.
Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.
Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.
En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.


II
Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.
No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.
También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.
Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?


Jorge Luis Borges, 1960
El hacedor

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger PARBA said...

Ahora en todo para todo lo único que vale y vende es el marketing; películas llenas de efectos asombrosos por ordenador y actores muy monos de actualidad.
No sé si has visto la última de Woody Allen, "Si la cosa funciona", porque es muy buena.

Bueno, que soy un tanto maleducada, decirte que estoy agradecida por tu visita a mi blog.
Un saludo.

11:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 
 

Licencia C 2004-2005 by Daniel Vigo

Email